Cierre de sesión

Rebote en Europa de la mano de los bancos

El predicador evangélico que profetizó que el Día del Juicio llegaría el sábado tiene una explicación simple de por qué se equivocó, simplemente calculó mal.

En lugar de que el mundo llegará a su fin el 21 de mayo con un enorme cataclismo en forma de terremoto, como había predicho, Harold Camping, de 89 años, dijo que ahora cree que su profecía ocurrirá cinco meses después, el 21 de octubre.

Camping, que lanzó una cuenta regresiva para el Día del Juicio Final en la que algunos de sus seguidores gastaron los ahorros de su vida antes de irse al cielo, hizo su corrección en su programa de radio "Opem Forum" en Oakland, California.

(.../...)

Durante un discurso de 90 minutos durante el que en ocasiones se fue por las ramas y que incluyó preguntas y respuestas con los periodistas, Camping dijo que se sentía mal porque el sábado no hubiera tenido lugar su predicción.

Camping dijo que "había caído en la cuenta" de que un "Dios misericordioso y clemente" daría una tregua de cinco meses a la humanidad, salvándola de un infierno en la tierra y que "comprimiría el apocalipsis físico en un período de tiempo más corto".

Pues ya ven, unos malos cálculos puede llevarnos a tomar malas decisiones. Lo mismo se puede aplicar a los rescates europeos. El de Grecia parece que se quedó corto y también parece que ni todas las medidas del mundo pueden salvar a Grecia de una reestructuración. Esto es por lo menos lo que piensa el mercado, ya que un segundo rescate no hace más que alejar lo que parece inevitable. La falta de consenso dentro del país ha disparado los rumores sobre un referéndum acerca de la aplicación de nuevas medidas de austeridad, buscando consenso general del que no son capaces los representantes de la ciudadanía.

Los rumores y las habladurías siguen y siguen, dañando, por consiguiente, al mercado.

Hoy hemos tenido una alegría un tanto esquiva. El súper sector bancario ha rebotado y tirado de los índices principales al saberse que Finlandia ha dicho "sí" a participar en el rescate de Portugal, pero no está tan claro si miramos el mundo de las divisas. El cambio Euro-Franco suizo, que es muy representativo de la seguridad que se tiene nuestra moneda, por el carácter de refugio que tiene Suiza, ha roto mínimos en clara divergencia con la alegría del sector bancario.

Esta diferencia de opiniones tiene al mercado un tanto confuso y puede potenciar las operaciones intradía más que las de medio y largo plazo, por lo menos hasta que el "fog of war" se despeje algo.

Al rebote de hoy, en Estados Unidos, se ha unido el Nasdaq. Este índice tecnológico ha tirado del resto por dos factores: el primero es que ha reaccionado positivamente a los rumores que apuntaban a que Oracle podría ir tras Juniper Networks y el segundo es que le ha llegado un rebote tras las pérdidas de las últimas sesiones al romper a la baja la directriz alcista desde hace muchos meses, por lo que hay que estar pendiente de la prueba del soporte como resistencia.

También hemos tenido algo de volatilidad en la energía, ya que ha habido diferencias apreciables en las reservas de crudo y gasolina semanales de Estados Unidos. Aprovechando estas divergencias, las operaciones en el crack spread han entrado en acción y han generado más volatilidad. Un ganador de todo esto es el Brent que se aprovecha de la recomendación de compra por Goldman Sachs. En general, el petróleo está en el punto de mira de todo el mundo.