En la planta de Palau-solità i Plegamans

Inspección de Trabajo rechaza el ERE de Yamaha en Barcelona

El informe rechaza que la deslocalización de la producción a Francia sea un motivo válido que justifique el despido de 388 trabajadores.

El informe de Inspección de Trabajo sobre el ERE y cierre de Yamaha en la planta de Palau-solità i Plegamans (Barcelona), que la empresa ahora ha retirado para modificarlo, rechazó los argumentos y causas aportados por la dirección del fabricante de motocicletas.

Según ha informado este martes CC.OO, el informe del inspector constató que deslocalizar la producción de la planta catalana para trasladarla a Francia no se inscribe entre las causa que la legislación recoge para justificar, en este caso, el despido de 388 trabajadores y el desmantelamiento de la actividad productiva.

Para CC.OO, no existen "causas objetivas" para avalar este expediente de regulación de empleo y, además, reclama a la multinacional que se siente a negociar un plan industrial de futuro que garantice su viabilidad.

A finales de abril, la multinacional japonesa Yamaha anunció que reformulará el ERE de la planta de Palau-solità presentado en marzo, con la voluntad de presentar un nuevo expediente más acorde con su situación y con el calendario de implementación del cierre de la fábrica.

Yamaha aseguró que la empresa mantiene su posición con respecto a la reestructuración anunciada -que plantea despedir a 388 personas-, debido a que los procesos industriales de la planta se encuentran "en situación deficitaria desde hace casi una década", agravada por el estado de sobrecapacidad productiva, la constricción del mercado y el descenso de las ventas.