Los temores de contagio atenazan el mercado de deuda

Grecia presenta hoy nuevas medidas de austeridad

El primer ministro griego, el socialista Yorgos Papandréu, tiene previsto presentar hoy oficialmente ante el Consejo de Ministros una nueva serie de medidas de austeridad, con recortes salariales, incremento de impuestos y privatizaciones para obtener 76.000 millones de euros hasta 2015.

Según informaron los medios griegos, Papandréu planteará la necesidad urgente de cohesión ante las medidas adicionales que hay que tomar para que Grecia logre salir de la amenaza de la quiebra.

Entre esas nuevas medidas se negocian nuevos recortes de las pagas extras de los funcionarios, de las pensiones, la limitación de las ayudas sociales, la eliminación o fusión de organismos estatales y la eliminación de 150.000 empleos públicos en cuatro años, mediante bajas voluntarias y eliminación de contratos temporales.

Según el periódico To Vima, los ministros están en principio de acuerdo con el programa de reestructuración de activos del Estado y de privatización de empresas estatales, con el fin de recaudar 50.000 millones de euros hasta 2015.

Los expertos del Fondo Monetario Internacional (FMI) y de la Unión Europea (UE) llegarán esta semana a Atenas para revisar en detalle el nuevo programa, mientras están pendiente de dar luz verde a la entrega de los 12.000 millones de euros del quinto tramo de la ayuda de 110.000 millones de euros aprobado hace un año por esas instituciones. Papandréu advirtió ayer que si Grecia no recibe en junio ese quinto tramo de ayuda, el país entrará en quiebra.

Presión contra España e Italia

Precisamente, la incertidumbre sobre Grecia presiona el mercado de deuda y se extiende a Italia y España, donde además los resultados electorales están afectando a la evolución de la prima de riesgo ofrecida a los inversores por los bonos españoles a diez años respecto a sus homólogos alemanes , que superó los 260 puntos básicos y marcó su nivel más alto desde el pasado 10 de enero.

Por otra parte, a la crisis de deuda soberana se ha sumado Italia, a la que la agencia de medición riesgos Standard & Poor's (S&P) rebajó el sábado de estable a negativa la perspectiva de la calificación crediticia.

El comisario europeo de Asuntos Económicos y Monetarios, Olli Rehn, puso hoy en duda la viabilidad de los planes griegos de privatización y llamó a Atenas a aplicar con "urgencia" las necesarias reformas para sanear su economía.

"Estimamos que, de manera significativa, Grecia no puede privatizar 50.000 millones de euros de sus activos en el curso de los próximos años, lo que representa más del 20 por ciento de su PIB", afirmó Rehn en una conferencia organizada por el Banco Central de Austria. "Grecia debe reforzar de forma seria el ahorro presupuestario y las reformas económicas", recalcó Rehn.