Elecciones municipales y autonómicas

El PP registra una victoria histórica ante un PSOE castigado por la crisis económica

Los populares sacan dos millones de votos a los socialistas y meten presión a José Luis Rodríguez Zapatero para un eventual adelanto de las elecciones generales Los electores propinaron ayer al PSOE un severo castigo en las elecciones autonómicas y municipales. El PP fue el partido más votado en las locales, con el 37,59% de los sufragios, mientras que los socialistas obtuvieron el 27,82%. La diferencia entre ambas formaciones fue de casi dos millones de votos. Los populares son la fuerza más votada en once de las trece autonomías que celebraron ayer elecciones. La irrupción de Bildu, segunda fuerza del País Vasco, es la otra gran noticia.

Ha sido una derrota sin paliativos para el PSOE. En el recuento de las elecciones locales, el PP fue la fuerza más votada, con 8,04 millones de sufragios, mientras que el PSOE obtuvo 5,95 millones. Le siguió IU, con 1,36 millones de votos, y CiU, con 766.586 sufragios. Esta abultada victoria añade presión al presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, para un posible adelanto de las elecciones generales. El también secretario general del PSOE admitió anoche que su partido había perdido "claramente las elecciones".

Unas declaraciones de Elena Valenciano, portavoz del comité electoral del PSOE, sobre las 20.00 horas presagiaban ya lo que confirmó posteriormente el escrutinio. "Esta no será una buena noche para el PSOE", ya que "posiblemente" haya una pérdida de Gobiernos municipales y autonómicos, lo que achacó a la crisis económica y sus efectos sobre el estado de ánimo colectivo del país". La realidad corroboró sus palabras. La primera valoración por parte del PP llegó a las 21.00 a cargo de Ana Mato, vicesecretaria general de Organización y directora de la campaña electoral, que aseguró que su formación había conseguido "una gran victoria electoral". Posteriormente, el vicesecretario de Comunicación del PP, Esteban González Pons, aseguró que, a la espera de los datos definitivos, que el Partido Popular podría haber conseguido un "resultado histórico" en las elecciones municipales. A su juicio, el "pueblo hoy (por ayer) ha decidido apostar por el PP".

En lo que se refiere a los resultados municipales, la participación ha sido del 66,03%, frente a los 63,97% de la cita de hace cuatro años. La abstención ha sido del 33,97%, frente a los 36,03% de. Ha crecido ligeramente el voto en blanco, que pasa del 1,17% al 1,68%. En total, los electores estaban llamados ayer a elegir a 62.286 concejales y 8.084 alcaldes. La normalidad y la ausencia de incidentes ha sido la tónica dominante en toda España, también en el País Vasco, donde el lehendakari, Patxi López, ha definido la campaña electoral como la "más tranquila de la historia".

En Madrid el PP se mantiene inexpugnable. Alberto Ruiz Gallardón ha derrotado a Jaime Lissavetzki y reedita la mayoría absoluta del PP. Como estaba previsto, a tenor de los resultados de las encuestas, el PSC ha cedido la alcaldía de Barcelona a CiU después de gobernar la ciudad condal durante varias legislaturas. En las seis principales ciudades del país, los populares han sido la lista más votada en cinco de ellas, Madrid, Valencia, Sevilla, Zaragoza y Málaga. El avance del PP se ha plasmado también en las capitales de provincia.

Once de trece autonomías

A nivel autonómico, el partido que preside Mariano Rajoy ha revalidado el poder en las comunidades donde ya gobernaba -Madrid, Murcia, Comunidad Valenciana, Castilla y León y La Rioja- y las ciudades de Ceuta y Melilla, pero ha sumado también Castilla-La Mancha, Extremadura -estas dos gobernadas por el PSOE en los últimos 28 años- y Baleares. Los populares han sido también la formación más votada en Canarias, aunque CC gana en escaños y habrá pactos para gobernar. En total, el partido que preside Mariano Rajoy ha ganado en once de las trece autonomías que ayer celebraron elecciones y las dos ciudades autónomas.

En Navarra, el partido más votado ha sido Unión del Pueblo Navarro, que concurría por vez primera en los últimos años en solitario tras la ruptura de la marca electoral conjunta con el PP. En Asturias, los socialistas y el FAC, el partido de Francisco Álvarez Cascos, empatan prácticamente en votos, mientras que el PP obtiene la tercera posición.

Tal y como se preveía por las encuestas, la irrupción de Bildu en País Vasco y Navarra ha sido muy significativa. La formación se sitúa como primera municipal en número de concejales del País Vasco con el 93% escrutado, al lograr 907 ediles, aunque en porcentaje de voto es la segunda, al lograr el 25% de los sufragios, por detrás del PNV, que obtiene el 29,9% y 822 ediles.

El efecto Zapatero ha tenido un impacto escaso en el electorado. El anuncio del presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, hecho el 3 de abril, de no aspirar a un tercer mandato buscaba atenuar un posible voto de castigo en las elecciones autonómicas y municipales. Aunque es difícil saber si los resultados hubiesen sido peores si Zapatero hubiera decidido seguir, lo cierto es que parece que la decisión del presidente del Gobierno no ha tenido un resultado muy beneficioso para el PSOE.

Durante la campaña electoral el PP se ha esforzado por convertir el resultado de las elecciones del 22-M en un examen del electorado a las políticas del Gobierno de la nación, mientras que el PSOE ha intentado por todos los medios que se hablara de los ayuntamientos y las autonomías. Tras el anuncio de Zapatero a principios de abril, el PSOE se conjuró con un pacto de silencio para no hablar de las primarias en el partido hasta después de las elecciones autonómicas y municipales. Está por ver qué consecuencias tiene entre los socialistas el resultado electoral y si se modifica el calendario previsto.

En unas declaraciones realizadas la semana pasada en Sevilla, Zapatero insistió en que el próximo Congreso Federal del PSOE -que elegirá al próximo secretario general- será en 2012. Según las previsiones de los socialistas, el proceso de primarias -en caso de que haya varios aspirantes- lo pondrá en marcha un Comité Federal del PSOE (máximo órgano del partido entre Congresos) el 28 de mayo. Zapatero se negó la semana pasada a valorar el impacto que ha tenido en el electorado su anuncio de no concurrir a otras generales.

Medidas ante la crisis

En el haber del PSOE ha pesado su demora en admitir la situación de crisis por la que atravesaba el país y la tardanza en adoptar medidas para frenarla. La adopción de medidas impopulares como la eliminación del cheque-bebé, la rebaja del salario de los funcionarios un 5% de media y la congelación de las pensiones de los jubilados tenido un impacto indudable sobre el electorado. Además, los rumores que se vienen extendiendo en los últimos días sobre la puesta en marcha de nuevos recortes tras las elecciones, especialmente en el ámbito de los empleados públicos, han incrementado la preocupación entre la ciudadanía a pesar de que el Gobierno ha desmentido tales intenciones. El PP asegura que el Gobierno aprobará nuevas medidas de ajuste porque el déficit reconocido antes de las elecciones es inferior al real.

Los partidos políticos-especialmente el PP, que es el ganador- que han recibido de las urnas del 22 de mayo la encomienda de gobernar tanto en ayuntamientos como en comunidades autónomas se enfrentan al escenario difícil de mantener la calidad de la educación, sanidad y servicios sociales -las tres principales partidas de gasto- en niveles aceptables con unos presupuestos anuales a la baja por la caída de la recaudación fiscal y las limitaciones al endeudamiento que imponen los objetivos de déficit.

El 15-M prolonga siete días la protesta en Sol

Los indignados concentrados en la Puerta del Sol acordaron ayer mantener las concentraciones al menos durante una semana más, hasta el próximo domingo a las doce del mediodía, para articular mejor el movimiento y poder conseguir así un cambio social.

Los concentrados sugirieron establecer turnos para no agotar las fuerzas si la movilización se prolonga demasiado y para evitar así que "el movimiento muera de viejo". Se propusieron también descentralizarlo a los barrios, a los municipios y a internet para darle permanencia en el tiempo, según los organizadores. No existe todavía consenso sobre el rumbo que debería seguir el movimiento a medio plazo. Unos plantean mantenerse en la plaza indefinidamente; otros, extenderlo a barrios y municipios; otros, concentrarse en la Puerta del Sol solo los fines de semana. La mayoría aprueba que el debate se traslade coordinadamente a la red.

Los indignados que acampan en la Plaza de Cataluña de Barcelona debaten también la permanencia de las protestas.