_
_
_
_
_
Vuelven a poner la mirada en los fondos de inversión

La banca vira de los depósitos a los fondos y sus comisiones

Las entidades empiezan a hacer hueco a la inversión colectiva en sus ofertas ante el desgaste del pasivo y con el reto de dar valor añadido.

Las entidades financieras vuelven a poner la mirada en los fondos de inversión, un producto denostado tras el estallido de la crisis financiera y los fuertes sobresaltos en los mercados. El cansancio en la batalla por los depósitos, el freno impuesto por las autoridades con la nueva normativa que preparan para penalizar las elevadas rentabilidades que ofrecen algunos bancos y cajas por estos productos y las jugosas comisiones que proporcionan los fondos frente a los tradicionales depósitos han provocado que los instrumentos de inversión colectiva vuelvan a estar en boga dentro de la oferta comercial de la banca española.

"La estrategia en la guerra de pasivo ha pasado por diferentes fases. Este año no están todas las entidades dentro de ella. A nosotros, por ejemplo, la situación del mercado de deuda pública y privada nos ha llevado a encontrar oportunidades de inversión muy interesantes para el cliente final. De hecho, el pasado abril lanzamos un garantizado de renta fija remunerado al 4,1%, a un plazo a cinco años, con el que hemos captado un total de 250 millones de euros. Ahora estamos preparando otro nuevo producto garantizado", comentan en Banco Sabadell.

Fuentes de esta entidad añaden que la percepción de los inversores hacia los fondos de inversión ha mejorado en los últimos meses. "Todo está volviendo a la normalidad. Para que vuelvan los clientes enfocamos la venta hacia una cartera, no seguimos una estrategia de producto".

Con esta política, Banco Sabadell se ha marcado como objetivo interno registrar este ejercicio un crecimiento en fondos del 10%. De momento, en lo que va de año la gestora de la entidad catalana ha logrado captar un volumen de patrimonio de 400 millones de euros, gracias sobre todo a la última campaña en garantizados y también a la integración del negocio procedente de Banco Guipuzcoano.

Los responsables de las entidades de crédito advierten, no obstante, que la actual crisis ha dejado algunas lecciones para no repetir los mismos errores de la época de bonanza económica, como la necesidad de que los productos que se comercializan sean lo menos sofisticados posibles. Pero también ha supuesto un duro golpe para la industria, que ha sufrido una caída en picado de patrimonio en los últimos años y que a partir de ahora verá reducido el número de jugadores, según los expertos. La propia CNMV advertía recientemente que se producirá "una reorganización de las gestoras y depositarias de fondos". Los motivos son varios. Primero el reducido tamaño de muchas de las gestoras -hay más de un centenar y 2.521 fondos- y la reestructuración en la que está inmersa el sector financiero. Este último factor desatará un fuerte proceso de fusiones y/o bajas de gestoras. Solo en lo que se refiere a las cajas de ahorros, estas han pasado de 45 a 17 entidades en apenas unos meses. Y el mercado aún no da por concluido el ajuste. Muchas entidades, además, llegaron a colgar el cartel de venta en sus gestoras ante la creciente competencia de las gestoras extranjeras, si bien estas operaciones quedaron aparcadas ante la ausencia de ofertas lo suficientemente atractivas.

Fuentes de la gestora de La Caixa recalcan que "se está realizando un gran esfuerzo de aproximación a los clientes con productos sencillos, transparentes y adecuados a sus necesidades". Y esta política de prudencia se refleja en las cifras. A finales del pasado mes de abril, el patrimonio gestionado por Invercaixa en fondos ascendía a 16.903 millones de euros y de esta cantidad los productos conservadores, como los garantizados de renta fija, habían supuesto más de 3.500 millones de las suscripciones netas. La gestora de La Caixa indica que estas cifras suponen un crecimiento del 15,5%, muy por encima de la media del sector.

Según los últimos datos publicados por Inverco, la patronal de las instituciones de inversión colectiva, en los cuatro primeros meses de este año el patrimonio de los fondos ha ascendido 770 millones de euros, un 0,61% más que en el mismo periodo de 2010. En abril, sin embargo, el volumen total descendió un 0,47%, hasta alcanzar los 138.772 millones de euros. El número de partícipes también bajó el pasado mes un 0,39%, hasta situarse actualmente en 5,3 millones. El balance en cuatro años -la huida de dinero de los fondos se inició a comienzos de 2007- es todavía peor, con una sangría en el volumen de patrimonio en este periodo de casi la mitad, al pasar de 254.322 a 138.079 millones de euros a finales de 2010.

Perspectivas

Las perspectivas para los próximos meses son además halagüeñas, según los expertos del sector. "Es previsible que esta tendencia (al alza) continúe ya que en un entorno de tipos de interés reducidos y, tras la pérdida de atractivo del sector inmobiliario, el fondo de inversión se ha convertido en una alternativa básica de ahorro y previsión", afirman en la gestora de La Caixa. La propia Inverco estima que para 2011 el patrimonio de los fondos de inversión repuntará un 5,6%.

Para plantar cara a las gestoras extranjeras, que en los últimos años han arañado cuota de mercado a las nacionales con productos más agresivos (centrados en mercados emergentes y de alta rentabilidad) y con más margen en comisiones, las entidades españolas han ampliado su oferta, volcada durante la crisis en la gama más conservadora como los garantizados.

La gestora de BBVA considera que "las situaciones de inestabilidad en los mercados se corresponden con los niveles de riesgo, pero estos incrementos de riesgos suelen llevar aparejados un incremento de las oportunidades". Por ello, creen que en estas circunstancias los fondos de gestión muy dinámica pueden ofrecer un especial valor para el cliente. "Desde BBVA AM estamos potenciando este tipo de gestión tanto a través de fondos multiactivos y/o con la diversificación de estilos de gestión como es el caso de nuestra Gama Evolución o el Quality Valor como de fondos mono-activo o incluso en fondos nicho especializados por activo o zona geográfica", señalan.

La diversificación, de hecho, es uno de los puntos fuertes de los dos grandes bancos españoles, que aprovechan su potente presencia fuera de España. En el caso de BBVA el 63% de los activos gestionados de inversión colectiva están ya en América Latina, mientras que este porcentaje en Santander se sitúa en el 50%.

Ana Rivero, directora de Producto y Market Intelligence de Santander Asset Management España, explica que la estrategia en fondos de inversión de su gestora para este año se focaliza en "maximizar los beneficios de la diversificación, a través de productos perfilados que permitan al cliente asumir el nivel de riesgo que desea aceptar en cada momento, beneficiándose de la capacidad de generación de valor añadido de una buena selección de activos mediante una asignación de activos predeterminada".

La gestora de Santander maneja un entorno para este año en el que las complicaciones surgidas desde diferentes frentes han aumentado la aversión al riesgo por parte de los clientes. Entre los factores desestabilizadores del mercado apuntan los exógenos, como la situación geopolítica en el Norte de África o el terremoto y posterior accidente nuclear que asoló Japón.

También preocupan las incertidumbres económicas, con un mercado que descuenta el cambio de ciclo de los tipos de interés en Europa -el Banco Central Europeo elevó el pasado mes de abril el precio oficial del dinero del 1% al 1,25% y se esperan nuevas subidas para los próximos meses-, la renovada crisis de la refinanciación de la deuda griega o el elevado desajuste fiscal en Estados Unidos.

Para combatir este escenario, Ana Rivero destaca dos productos dentro de la oferta de su gestora: la gama de fondos Santander Select, que cuenta con tres perfiles de riesgo diferenciados, y Santander Renta Fija Flotante, diseñado como una alternativa de cara al giro alcista de los tipos de interés que ha arrancado en Europa. Este último fondo "invierte en bonos que minimizan el riesgo de duración recogiendo en sus cupones las previsibles elevaciones de los tipos de interés de referencia", explica Rivero.

Diversificación

Banco Popular, Catalunya Caixa, una de las pocas cajas de ahorros fusionadas que ya ha culminado la unificación de sus catálogos de productos, o Unicaja también apuestan por la diversificación y la gestión libre.

"En este año, el esfuerzo comercial se está centrando en carteras flexibles, que son productos basados en arquitectura abierta, una gran diversificación en cuando a la inversión en tipos de activos y zonas geográficas y una gestión con alta flexibilidad y dinamismo", asegura Rafael Hurtado, director de inversiones de Popular Gestión.

La caja catalana, que gestiona un patrimonio total en fondos de inversión de 3.900 millones, indica que en su oferta predominan los fondos con una gestión activa. "La gestora impulsa los fondos orientados no tanto al ahorro sino a la inversión", explica la entidad, y añade que la nueva gestora, resultado de la fusión de Caixa Catalunya, Caixa Tarragona y Caixa Manresa, aporta un modelo en el que predominan los fondos con una gestión activa. Fuentes de Unicaja apuntan que en el caso de la entidad no está trasladando clientes desde los depósitos hacia los fondos de inversión. En estos momentos, explican, la caja andaluza está impulsando la comercialización de garantizados de renta fija y variable y fondos de gestión libre.

La crisis ajusta el cobro de los precios en el sector

La crisis vivida por la industria de los fondos ha ajustado a la baja las comisiones que las gestoras cobran por estos productos en concepto de depósito o de gestión. Aun así, estas han sido una de las causantes de que algunos fondos de inversión monetarios hayan obtenido rentabilidades negativas en los últimos tiempos.Las comisiones suelen estar vinculadas al tipo de fondo. Para los garantizados de renta variable la media ponderada ronda el 1,1%, mientras que en los monetarios es del 0,5%. Las más elevadas se cargan en los productos de renta variable emergente.ING Direct, entidad cuya principal seña de identidad es no cobrar comisiones en prácticamente ninguno de sus productos, aplica por la gestión de fondos entre el 0,4% y el 1,2%, según el perfil de riesgo de cada producto. El banco naranja asegura que estas son más de un 50% más baratas que la media del mercado.En cuanto a las ganancias, la rentabilidad media ponderada de los fondos entre abril de 2010 y abril de 2011 es del 1,25%, según los datos de Inverco.Una de las categorías que luce un saldo más favorable son los fondos de inversión libre, con un rendimiento acumulado en los últimos 12 meses del 9,4%.La renta variable también figura en el podio: los fondos que invierten en acciones nacionales de la zona euro ofrecen en este periodo unas ganancias medias del 8,29%, mientras que los que invierten en renta variable internacional de Europa tienen una rentabilidad del 7,98%. Los fondos monetarios han rentado de media en los últimos doce meses un 0,84%.

Más información

Archivado En

_
_