Las incluyó Munich Re, la mayor reaseguradora del mundo

Prostitutas en el paquete de incentivos

Una unidad de la reaseguradora Munich Re obsequió a sus mejores agentes con una fiesta con veinte meretrices en Budapest.

Baños Gellert de Budapest, donde se celebró la fiesta
Baños Gellert de Budapest, donde se celebró la fiesta

El evento, que tuvo lugar en el verano de 2007, supuso "una clara violación de las políticas de la empresa", según ha admitido Alexander Becker, portavoz de Ergo, la firma subsidiaria de Munich Re y la segunda mayor aseguradora de Alemania, después de Allianz. El portavoz asegura que los responsables de organizar la fiesta ya no forman parte de la empresa.

Becker respondió así al avance del reportaje que publicará mañana el diario Handelsblatt, que detalla que la fiesta se celebró en los históricos baños Gellert de la capital húngara y agrupó a un centenar de invitados con las veinte prostitutas.

Según una previa del artículo publicada hoy, las mujeres llevaban brazaletes de colores para distinguir su función: el rojo, para las azafatas; el amarillo, para las disponibles para favores sexuales; y el blanco, para las reservadas a los ejecutivos y los agentes más exitosos. Después de cada visita a las camas situadas junto a los baños termales, cada prostituta recibía un sello en su antebrazo.

Ergo, al igual que otras aseguradoras, ofrece productos de vida, automóvil o salud mediante personal interno o una red de agentes externa, a los que se incentiva con premios en función de sus ventas. Según destaca Becker, "evidentemente, esos viajes de incentivos no suelen desarrollarse como el descrito" en el artículo de Handelsblatt.