Encuesta de Fraude Europea 2011

El 90% de los ejecutivos españoles justifica los sobornos en los negocios

El soborno y las prácticas corruptas son más aceptadas en España que en el resto de Europa. El 90% de los directivos está de acuerdo en que es justificable utilizar "el camino más corto" para alcanzar los objetivos corporativos. Así lo revela la Encuesta de Fraude Europea 2011, elaborada por Ernst & Young a partir de entrevistas a 2.365 empleados, mandos intermedios y directivos de 25 compañías europeas. En el resto de Europa el ratio es más bajo: el 50% de los ejecutivos evalúa la posibilidad de adoptar comportamientos "no éticos" para ganar o retener un negocio. Asimismo, el 82% de los empleados cree que los directivos deberían usar "caminos alternativos" para alcanzar los objetivos propuestos por las empresas y sus accionistas. Una vez más, el resultado español es peor que la media europea, que se sitúa en un 62%.

Para los directivos españoles, dichos "caminos alternativos" se suelen materializar en tres categorías: regalos o servicios personales, entretenimiento o dinero en efectivo. Cada una de las tres opciones recibió una aceptación de un 30% de los entrevistados. Además de estos obsequios, el 7% de los encuestados considera que falsear los resultados financieros de una empresa puede ser una alternativa para alcanzar un negocio.

El estudio de Ernst & Young detecta que la creciente presión de las empresas por lograr beneficios puede explicar parte de los resultados. Según el estudio, el 80% de los ejecutivos españoles trabaja bajo la presión de reducir costes y el 70% tiene como objetivo aumentar los ingresos. En Europa, la presión también existe, pero con menor intensidad: el 60% debe reducir costes y solamente a un 35% (la mitad que en España) se le exige elevar los ingresos corporativos.