Internet celebró ayer su día

El robo de datos y los problemas de privacidad empañan el día de internet

Investigadores alemanes alertan de que el 99% de los móviles Android sufren una vulnerabilidad que permite acceder a datos de sus propietarios. Un informe de CPP advierte que crece el robo de identidades.

Internet celebró ayer su día. En total, 400 eventos en todo el mundo programados para dar a conocer las posibilidades que ofrecen las nuevas tecnologías para mejorar la vida de los ciudadanos. Y este año, los organizadores pusieron un énfasis especial en la relación de la red con los derechos humanos fundamentales como la libertad de expresión. Pero, ni siquiera en su efeméride internet se ha salvado de titulares asociados al robo de datos y los problemas vinculados a la violación de la privacidad.

Ayer, investigadores especializados en seguridad de la universidad de Ulm, en Alemania, anunciaron que han descubierto que el 99% de los teléfonos móviles con sistema operativo Android sufren una vulnerabilidad que permite conocer las contraseñas y credenciales digitales de su propietario cuando este se conecta a una red wifi no segura. "Mediante un ataque se pueden robar los accesos de todas las herramientas de la cuenta de Google, así como los de Facebook o Twitter", señalan en su informe.

El caso sería menos grave si fuera un hecho aislado, pero este agujero de seguridad se suma a otros muchos: el robo de datos a Sony, el fallo de seguridad de Facebook que permitía a sus anunciantes acceder a los datos privados de su usuarios, los agujeros en los servicios cloud de Amazon...

En un acto con motivo del día de internet, Chema Alonso, consultor de seguridad informática muy conocido en el mundo del cibercrimen, definió internet "como un gran regalo", pero advirtió también que es necesario concienciar a la sociedad del peligro que entraña la tecnología. En su presentación, Alonso mostró diferentes páginas web donde se pueden encontrar proveedores de tarjetas de crédito, documentos de identidad, pasaportes y otros documentos falsificados a partir de los datos que los usuarios comparten en la red. "Un criminal puede comprar la identidad de otra persona por menos de 300 euros, o una factura de la luz o del gas por 288, y estas sofisticadas falsificaciones le permiten abrir cuentas bancarias, solicitar tarjetas de crédito, contratar líneas telefónicas o pedir préstamos en nombre de la víctima".

Esta semana también se supo que por menos de tres centavos la hora, unos hackers pueden alquilar casi anónimamente servidores a Amazon para realizar ciberataque como el de Sony, según informó Bloomberg.