Aseguran que se pagarán 90.000 millones de primas hasta 2020

Las eléctricas ven "incoherente" el nuevo plan de energías renovables

El nuevo Plan de Energías Renovables (PER) elaborado por el Gobierno es "incoherente" ya que plantea para 2020 un escenario en el que se mantienen los precios de los combustibles y, sin embargo, duplica los del mercado eléctrico. De esta manera, según las eléctricas, se enmascara el coste de primas para los consumidores, que se dispararán hasta los 90.000 millones.

Vista parcial de un parque eólico.
Vista parcial de un parque eólico.

El borrador del PER 2011-2020, que el Ministerio de Industria ha enviado a las comunidades autónomas, se sustenta sobre previsiones poco realistas y, cuando menos, contradictorias, según los primeros análisis elaborados por las eléctricas y expertos independientes. Así, en un escenario base para dicho periodo el nuevo plan pronostica que los precios del Brent y del gas natural en España se mantendrán en 2020 en niveles similares a los de 2010: unos cien dólares el barril, en el primer caso, y 23 euros MWh, en el segundo.

Por el contrario, para esa fecha, el precio del mercado mayorista de la electricidad (pool) se habrá casi duplicado respecto a los actuales, al situarse, según el citado borrador, en casi 90 euros MWh. ¿Cómo es posible esta diferencia dada la influencia de los precios de los combustibles en el pool? Se trata, según fuentes del sector, de previsiones "posibilistas" que encierran una trampa: con precios tan elevados del mercado eléctrico las primas a pagar serán mucho menores, pues el sistema establece el pago de estas subvenciones siempre que el mercado no logre compensar la retribución establecida por ley.

Se trata pues, en su opinión, de un "escenario irreal" para hacer cuadrar unas primas "deliberadamente bajas en los próximos años". Por otro lado, añaden las mismas fuentes, si los precios del pool no crecen por la influencia de de los combustibles, "es razonable pensar que es por la introducción de tecnologías renovables caras y no competitivas". Efectivamente, el plan impulsa la fotovoltaica, que pasará en el periodo de 3.787 MW a 7.250 MW y la termosolar, "un sector con un potencial muy grande", según el borrador, que se dispara de 632 MW a 4.800 MW. Para la eólica se prevén 35.000 MW en 2020 (otros 750 para la eólica marina), frente a los 20.74 MW actuales.

Las empresas pronostican el cierre de centrales de ciclo combinado

Esta apuesta, consideran los críticos, no es coherente con el grado de maduración de cada una de estas tecnologías. Así, según el propio PER, mientras la eólica será competitiva en 2014, las solares lo serán a partir de 2023.

Para un escenario con unos precios del mercado mayorista de 63 euros/ MWh, el volumen de primas sería de 60.000 millones de euros para las instalaciones que están en funcionamiento y de otros 30.000 millones para las que se prevén instalar. Prácticamente todas ellas a las plantas solares: 27.000 millones a la termosolar y 30.000 a la fotovoltaica. Sólo el impacto económico del PER, según figura en el propio borrador, supondrán 8.500 millones primas añadidas en 2020, aunque el Gobierno dice que se compensarán con los efectos positivos de la futura Ley de Eficiencia Energética.

En cualquier caso, todo un grave problema si se tiene en cuenta que la actual normativa prohíbe el reconocimiento de nuevos déficit de tarifa a partir de 2013, por lo que la financiación de dichas primas sólo podría proceder de fuertes subidas de la tarifa de acceso a las redes que pagan todos los consumidores.

La futura potencia renovable, que pasa de los actuales 39.214 MW a 63.761 en 2020, según el documento, desplazará claramente a los ciclos combinados, cuyas horas de funcionamiento se reducen (133.000 GWh al año) respecto a las líneas avanzadas el año pasado en el llamado Paner y en el dictamen de la Subcomisión de Energía del Congreso. Ello provocará, según las grandes eléctricas, un encarecimiento de los precios y el posible cierre de plantas.

El Gobierno rebaja su ambición inicial

Los intereses contrapuestos entre los distintos subsectores eléctricos hacen que nunca llueva a gusto de todos. Así, frente a la apuesta excesiva que, según las grandes eléctricas, hace el PER en instalaciones solares, el presidente de la Asociación Empresarial Fotovoltaica (AEF), Juan Laso, afirmó el pasado viernes que la nueva Ley de Eficiencia Energética (que traspone la llamada directiva del 20-20-20) y el borrador del nuevo plan "es poco ambicioso" y "limitativo" para el sector fotovoltaico, en alusión a la rebaja del porcentaje de la energía final consumida procedente de fuentes renovables que el borrador del PER fija para 2020.

Efectivamente, frente a la previsión anterior de que dicho consumo representara el 22,6%, en el texto del nuevo plan desciende al 20,8%. Las ambiciones del Gobierno se han diluido, pese a que en su día fue uno de los mayores defensores ante la Comisión Europea de que las renovables representaran una media del 20%, y de que se mostrara dispuesto a que España estuviese por encima de dicha media.

El encarecimiento de la tarifa eléctrica y la lacra del déficit, además de la crisis económica, han contribuido a esta nueva posición, si bien, aún falta por conocer cuál será la evolución de la retribución de estas energías, una parte del plan que aún no se conoce. Las renovables han pasado en los últimos seis años del 6,3% del consumo de energía primaria al 11,3%.

El escenario del PER prevé un crecimiento del PIB del 1,3% en 2011; del 2,3% en 2012 y del 2,4% en 2013. Todas ellas, las oficiales. A partir de ese año y hasta 2020, estima un aumento medio anual del 2,4%. Asimismo, pronostica un incremento de la población en 1,3 millones.