En 2010 redujeron las operaciones de crédito entre un 20% y un 30%

La banca se marcha del sur de Europa

A pesar de los discursos de economistas de que los países son distintos y que deben ser gestionados de manera diferente, la banca de Europa ha administrado el grupo de los mercados periféricos con una estrategia única. En 2010, los bancos de la región han reducido las operaciones de crédito a Grecia, Irlanda, Italia, Portugal y también a España entre un 20% y un 30%.

Inicialmente, los inversores redujeron más fuertemente sus operaciones en los países que solicitaron ayuda a la Unión Europea o al Fondo Monetario Internacional, como Grecia e Irlanda. Pero los datos del Banco de Pagos Internacionales (BIS) revelan que los mercados que no pidieron ayuda, como España e Italia, también fueron directamente afectados por el aumento de la aversión al riesgo de los inversores.

A España, la exposición de la banca europea ha disminuido un 24,2% en el año pasado. Es decir, las instituciones financieras de Europa no renovaron o cerraron operaciones de crédito que alcanzaron los 201.503 millones de dólares (142.000 millones de euros) al Gobierno, empresas y familias españolas.

Sin embargo, la salida de la banca fue proporcionalmente más fuerte en Grecia, donde han reducido su exposición a los clientes helenos en un 30% o 40.000 millones de euros. Actualmente, Grecia tiene nueva dificultad en la gestión de sus compromisos y hay economistas que defienden una reestructuración de la deuda. Irlanda fue la segunda más perjudicada, con baja de los créditos de un 29%. La reducción ha alcanzado un 24% en Italia y un 20% en Portugal.

La decisión de la banca con este grupo puede ser explicada pela previsión de un posible empeoramiento de las condiciones de los mercados. En este caso, las economías estos países serían las primeras a sufrir las consecuencias negativas, como la subida de los tipos de interés en las emisiones de deuda por la desconfianza externa.

"El aumento de la aversión al riesgo explica las cifras. Los bancos paulatinamente no han renovado las operaciones para disminuir la exposición incluso a países que podrían necesitar una ayuda en el futuro, como España o Italia", ha explicado el estratega de mercados de IG Markets, Daniel Pingarrón. Además, con una economía floja como la española, empresas y familias no tienen confianza para tomar préstamos, lo que también disminuye la demanda de financiación.

En la banca de Estados Unidos, la estrategia para los países del grupo fue igual. En 2010, la exposición estadounidense a Grecia ha disminuido un 56% y en el caso de España la reducción ha alcanzado un 19%.

Con una velocidad distinta, la banca europea también ha reducido la exposición a las economías más grandes da región. En Francia, el monto ha caído un 4,1% y en Alemania, el país que menos sufrió con la crisis en la región, la rebaja ha alcanzado un 5,6%. Sin embargo, los bancos de EE UU han escogido camino inverso y aumentaron sus operaciones de crédito: a los franceses, la exposición ha crecido un 71% y a Alemania el aumento ha alcanzado un 58%.

Mientras los bancos han disminuido su tamaño en mercados desarrollados como Irlanda y España, el capital se ha trasladado hacia mercados emergentes. A China, la exposición bancaria europea ha crecido un 67% en 12 meses (55.000 millones de euros). A Brasil, las operaciones han subido un 27% y a la India han crecido un 25%. En la banca de Estados Unidos, la evolución fue parecida.

Pingarrón ha afirmado que, hasta ahora, las señales existentes son que España no necesitará un rescate internacional. Todavía el estratega de IG Markets no cree que el volumen de crédito internacional a los españoles vuelva a crecer en 2011 o 2012. "Es probable que la exposición no disminuya tan rápido. Los flujos deben continuar privilegiando los mercados emergentes".