Bardajera

La empresa que gestionó la caja única de Nueva Rumasa también es insolvente

La empresa que ha gestionado durante años la tesorería de las principales enseñas de Nueva Rumasa, Bardajera, se encuentra también en situación de insolvencia, como ha reconocido al presentar un preconcurso de acreedores ante los juzgados mercantiles de Madrid.

Según han indicado a Efeagro fuentes jurídicas, Bardajera ha logrado con esta maniobra parar algunas acciones judiciales de las empresas de la familia Ruiz-Mateos que ya se encuentran en concurso de acreedores (antigua suspensión de pagos) y que han pasado a ser controladas por los administradores concursales.

Es el caso de Carcesa, propietaria de Fruco y Apis, que intentó sin éxito instar el concurso necesario de acreedores de Bardajera -sociedad administrada por Zoilo Pazos Jiménez, sobrino de José María Ruiz-Mateos-, con el objetivo de que los 17 millones de euros que le adeuda tuvieran privilegio de cobro.

La petición de la administración concursal de Carcesa no ha podido prosperar porque la compañía había solicitado con anterioridad acogerse al preconcurso de acreedores, que le blinda durante un plazo de cuatro meses para renegociar sus deudas.

El protagonismo de Bardajera en el entramado de las empresa de Nueva Rumasa es uno de los aspectos tocados por los administradores concursales que el pasado viernes se reunieron en Madrid.

En concreto, el entramado de empresas de Nueva Rumasa operaba con un sistema de caja única gestionado mayoritariamente por Bardajera, que sacó millones de euros de Clesa, Dhul, Carcesa, Hibramer y Quesería Menorquina, entre otras sociedades del conglomerado de los Ruiz-Mateos.

La titular del Juzgado de lo Mercantil número 2 de Palma de Mallorca, María Encarnación González, ya reveló al declarar el concurso de acreedores de Quesería Menorquina que una empresa de Nueva Rumasa había gestionado su tesorería, con transferencias en contra y favor de esta compañía.

El uso que los Ruiz-Mateos hicieron de Bardajera es presuntamente constitutivo de un delito de administración desleal, según ha puesto de manifiesto el despacho de abogados Martínez-Echevarría, Pérez y Ferrero Abogados en la primera querella presentada contra la familia.

Según las últimas cuentas depositadas ante el Registro Mercantil de Madrid, correspondientes a 2009, Bardajera tenía unas deudas de 359,79 millones de euros en ese ejercicio, en el que sólo obtuvo unos ingresos de 157.100 euros y un beneficio de 2.322 euros.

Bardajera, que contaba con tan sólo dos empleados en 2009, tenía como objeto social la adquisición, venta y explotación de inmuebles urbanos o fabriles.