Ordóñez cree que el crédito no fluirá hasta quitar las barreras a la creación de empleo

Trichet advierte que las reformas del sector financiero están a medio camino

El presidente del Banco Central Europeo (BCE), Jean-Claude Trichet, advirtió el viernes en Madrid que las reformas acometidas para fortalecer el sistema financiero mundial aún están a medio camino. A su juicio, Europa y Estados Unidos tienen el deber de impulsarlas porque sus ciudadanos no aceptarán una segunda oleada de ayudas a la banca.

Trichet advierte que las reformas del sector financiero están a medio camino
Trichet advierte que las reformas del sector financiero están a medio camino

El presidente del BCE lanzó el viernes un importante mensaje a los políticos europeos: la reforma del sistema financiero internacional está entrando en fase de ejecución y es importante impulsarla.

Jean-Claude Trichet, que intervino en unas conferencias organizadas por KPMG y Expansión, realizó un extenso repaso de las numerosas iniciativas que se ha puesto en marcha para evitar que los mercados financieros vuelvan a ser los causantes de una debacle en la economía real. En su opinión, los reguladores afrontan ahora el peligro de que el calendario de reforma se retrase y se vuelva a las viejas prácticas nocivas en las finanzas internacionales.

"Poner en marcha un ambicioso programa de reformas en el ámbito normativo, regulador y supervisor del sector financiero es considerado por algunos innecesario y contraproducente", explicó Trichet. "No comparto en absoluto estas opiniones. Es una obligación primordial para todos nosotros, hacer todo lo posible para apuntalar la fortaleza del sector financiero y garantizar su aportación sostenible al crecimiento económico".

El presidente del BCE tacha de oligopolio a las agencias de rating

El presidente del BCE recordó que tanto Estados Unidos como Europa han comprometido cerca del 27% de su Producto Interior Bruto (PIB) en ayudas a la banca y que los ciudadanos no les permitirán hacerlo una segunda vez.

El número uno del BCE también se refirió a los diferentes retos que quedan por afrontar para consolidar el reforzamiento del sector financiero. En primer lugar, una regulación específica para las instituciones con riesgo sistémico. En segundo término, una supervisión que evite una indebida volatilidad. También apuntó que hay que evitar "la influencia excesiva de algunos actores dominantes y de estructuras de mercado oligopolísiticas". Como ejemplo citó a las agencias de calificación crediticia, un sector controlado por tres grandes firmas.

Aumenta la credibilidad de España

Después de su conferencia, Trichet concedió una entrevista a Intereconomía TV donde aseguró que la credibilidad de España ha mejorado notablemente tras las últimas reformas adoptadas.

"Las autoridades españolas, el Gobierno y el banco central, se han tomado esos asuntos muy en serio, lo que explica que visto desde fuera España haya ganado credibilidad", explicó el banquero galo.

También habló de las reformas en marcha el gobernador del Banco de España, Miguel Ángel Fernández Ordóñez. Tras asegurar que España ha acometido una serie de medidas "de dimensión casi histórica" para reestructurar el sector bancario, advirtió que la demanda solvente de crédito tardará en recuperarse hasta que no de adopten "las reformas pertinentes que supriman los obstáculos a la creación de empleo", en referencia a la actual negociación de la negociación colectiva.

Durante las jornadas organizadas por KPMG, Ordóñez resaltó que el decreto de fortalecimiento del sector financiero se está desarrollando con los plazos previstos y que se están realizando los trabajos para valorar qué cajas podrían recibir recursos públicos.

"Ahora se trata de que, en la forma y los tiempos ordenados por el Parlamento, se den los últimos pasos que restan para completar este profundo proceso de reestructuración financiera", aseveró el gobernador, para quien la norma de solvencia ha contribuido "significativamente" a mitigar las dudas sobre la solidez del sector bancario español.

La CECA avisa sobre la oleada regulatoria

La Confederación Española de Cajas de Ahorros (CECA) tiene sus dudas sobre la capacidad que tendrá el sector para "digerir" el gran volumen de normas regulatorias que se impondrán al sistema financiero mundial.

El director general de la CECA, José María Méndez, aseguró el viernes que el sector tiene por delante una "ingente" e "intensa" agenda regulatoria y de supervisión, que hará que "ningún mercado, ningún agente y ningún producto quede sin regular" y abogó porque la industria española tenga un "papel influyente y preponderante".

También apuntó que con la reforma de la Ley de Cajas (la Lorca) se ha producido un drenaje de las competencias de las Comunidades Autónomas en materia de cajas de ahorros, en beneficio del Estado central.

BBVA pide despejar las dudas sobre España

El consejero delegado de BBVA, Ángel Cano, pidió el viernes que España acometa todas las reformas que aún tiene pendientes con la mayor velocidad y profundidad posible, con el objetivo de despejar todas las incertidumbres que persisten en los mercados.

En el citado encuentro financiero, Cano advirtió de que "en España no hay margen de error" y añadió que "estamos en el tiempo de descuento y no habrá prórroga". Sobre las reformas del sistema financiero, aseguró que está muy avanzada pero aún no ha concluido.

También destacó que BBVA defiende "un terreno de juego más equilibrado, con la conversión de las cajas en bancos, la capitalización privada de las entidades más fuertes y un modelo de gobernanza más eficiente y transparente".

La AEB reclama normas para bancos sistémicos

El presidente de la Asociación Española de Banca (AEB), Miguel Martín, abogó el viernes por dejar caer a las entidades financieras con riesgo sistémico sin emplear fondos públicos con el fin de evitar que el coste del rescate recaiga sobre los contribuyentes. La única forma para conseguirlo es, a su juicio, exigir a estas entidades la suficiente capacidad para absorber pérdidas. Martín se mostró a favor de adecuar las exigencias de capital de las entidades financieras a la magnitud del riesgo que puedan entrañar para el conjunto del sistema.

Martín definió las entidades de riesgo sistémico como aquellas cuya quiebra puede dañar de forma significativa la oferta de servicios financieros, en particular del crédito, y causar así un daño grave a la economía real.