Los beneficios llegan de fuera

Sacyr afianza su apuesta por Repsol y las concesiones

Confía en refinanciar el crédito por la petrolera tras el verano y coloca la cartera de Sacyr Concesiones en 30.000 millones

Sacyr sacó pecho el viernes ante los analistas. Da por cerrada la reestructuración financiera, que ha motivado dos ampliaciones de capital y una emisión de bonos; la refinanciación de los 4.974 millones de crédito vinculado al 20,01% en Repsol "será todo un éxito", según el presidente Del Rivero; la cartera de infraestructuras en concesión arroja ingresos por 30.000 millones, y crecen el Ebitda (59%, hasta 143 millones) y el beneficio (7%, hasta 53 millones) globales al ritmo que el negocio internacional gana volumen (34% de las ventas frente al 25% de hace un año).

La sombra, que también existe, está en la caída de la facturación en un 11,7%, hasta los 1.041 millones. A la hora de buscar culpables destacan la menor actividad inmobiliaria y del negocio local de la construcción. Sacyr pierde un 24% en ventas como constructora en España, batacazo que casi compensa con el alza del 18% en obras internacionales. "Ninguno de los ocho últimos contratos de obra civil de cierta relevancia nos llegan de Fomento o del Ministerio de Medio Ambiente", lamentó el presidente, Luis del Rivero.

Menores ventas y mucho mayor Ebitda (143 millones frente a 90 millones del primer trimestre de 2010) disparan el margen bruto de explotación, que pasa del 7,6% a un 13,7%, con una mejora generalizada en todas las áreas de negocio.

SACYR 2,67 -0,74%

El responsable financiero, Fernando Lacadena, evitó el viernes dar previsiones para el año en curso, pero avanzó que no se esperan grandes desinversiones. En el capítulo de la inversión, Sacyr espera emplear unos 300 millones, especialmente para el desarrollo de las infraestructuras en construcción.

Una de las esperanzas a futuro es Sacyr Concesiones, que ha recuperado la cartera de los tiempos en que Sacyr era dueña de Itínere. Las concesiones del grupo tienen una vida media de 30 años y prometen ingresos por 29.428 millones. Un 69,5% (20.453 millones) debería convertirse en Ebitda, según cálculos de Sacyr. De momento, en el primer trimestre la división pierde tres millones debido a la fase embrionaria, de construcción o lanzamiento, en que se encuentran muchos de los activos.

Respecto al gran vencimiento de deuda del año, Del Rivero está seguro de que renovará el crédito vinculado a Repsol. El préstamo de 4.974 millones caduca en diciembre y los contactos con los acreedores, liderados por Santander, Caja Madrid, Calyon y Citi, han empezado: "Hemos respondido al pago de los intereses; se han amortizado 320 millones pese a la crisis y a que no estábamos obligados; los ingresos con los que atendemos al pago de la deuda son visibles, los propios dividendos crecientes de Repsol, y el subyacente del crédito es la propia petrolera, la mejor compañía española", dijo el primer ejecutivo de Sacyr dando por hecho la permanencia en Repsol y un éxito asegurado en las negociaciones.

El pulso inmobiliario

Pese a que Vallehermoso cae un 68% en ventas, Sacyr dice estar tranquila. El pago de la deuda (1.336 millones) está congelado y sus activos ofrecen plusvalías por 591 millones. El problema es vender. En cuanto al patrimonio, tras el alquiler de la torre madrileña SyV, el beneficio de Testa sube un 18%, hasta 19 millones.