Aplica convenios internacionales

Luz verde a la norma sobre responsabilidad civil por daños nucleares

El Congreso de los Diputados aprobó ayer la Ley de Responsabilidad Civil Nuclear que transpone a la normativa española los cambios introducidos en los últimos convenios internacionales en esta materia, concretamente, de los Convenios de París y Bruselas que fueron ratificados por el Parlamento español en 2005.

La nueva norma amplía hasta 1.200 millones el tramo de responsabilidad que debe ser cubierto por los titulares de las instalaciones nucleares (hasta ahora eran 700 millones). Para las instalaciones con riesgo reducido y de transporte puede ser rebajado por Industria previo informe del Consejo de Seguridad Nuclear entre 70 y 80 millones. Y amplía la responsabilidad a daños medioambientales, medidas reparadoras y el lucro cesante. La norma aplica los convenios internacionales para incluir también los daños producidos en terceros países firmantes y se amplía el periodo de reclamación de 10 a 30 años.

Por otro lado, se modifica la Ley sobre Energía Nuclear, con el objeto de incrementar la transparencia en la explotación de las centrales y garantizar que los titulares de las autorizaciones de las centrales nucleares sean sociedades concretas, que cuenten con los recursos necesarios para la explotación segura de las mismas.