Impago de créditos

La banca se prepara para cargar con más ladrillo este año

Las cifras de activos que la banca española ha tenido que adjudicarse por el impago de créditos pueden dar algo de vértigo. Con todo, los expertos consideran que la situación está en ciernes de empeorar. "Los trámites contenciosos que van desde la detección de que hay problemas hasta la adjudicación del activo duran unos dos o tres años", expone Esteve Ponsa, gerente de la consultora Atmira. Tomando este plazo como referencia, queda patente que si el estallido de la crisis ocurrió a mediados de 2008, los activos que pasarán al balance de la banca se multiplicarán durante este año.

Un dato inquietante teniendo en cuenta que a cierre de 2010, según los datos recogidos por el Banco de España, las cajas españolas acumulaban 44.000 millones de euros en activos inmobiliarios en sus balances. Al cierre del primer trimestre, los seis principales bancos aportan otros 20.000 millones más.

Un área, la de la gestión de los activos adjudicados, en la que la banca tiene aún "mucho potencial de mejora" pendiente, según el estudio que Atmira ha realizado sobre un 44% de las entidades financieras. Para impedir nuevas adjudicaciones, y la correspondiente provisión monetaria que requieren, bancos y cajas optan por refinanciar los créditos "en el 81% de los casos".

El informe revela, sin embargo, que en cuanto a gestión de riesgos crediticios, la prevención es la gran asignatura pendiente. "Alrededor de un 40% de las entidades realizan una buena clasificación del riesgo pero no aprovechan esa información hasta que no entran en mora", expone Ponsa. Bajo su punto de vista, bancos y cajas podrían mejorar mucho más su gestión de impagos si los servicios centrales de cada entidad se apoyaran en su red de oficinas, algo que solo hacen una de cada tres firmas.

Desde Atmira también recomiendan incentivar la recuperación de créditos problemáticos, ampliar la información de los clientes con fuentes externas (como balances empresariales) y extender la vigilancia sobre los préstamos a las pymes.

Los expertos prevén un 7% de morosidad

La tasa de morosidad de los créditos concedidos por bancos, cajas, cooperativas y establecimientos financieros de crédito (EFC) a particulares y empresas se elevó hasta el 6,18% al cierre de 2010. Una cifra altísima si se compara con la del año 2006, cuando el ratio no llegaba al 1%. De hecho, se trata de la cota más alta que alcanza la mora desde el año 1995. Durante aquella crisis, el impago de créditos a la banca llegó a ser del 9%, en 1994. Cómo acabará la actual es aún una incertidumbre, aunque los expertos de la consultora Atmira prevén que a cierre de año "la mora supere el 7%".