Resultados del primer trimestre

ACS espera el dividendo de Iberdrola para lucir crecimiento en el beneficio

El grupo ACS sigue aplicando la receta con la que pretende salir reforzado de la crisis: crecer en servicios y en actividad internacional. Entre tanto, el beneficio del primer trimestre debe alimentarse casi en un 50% de los dividendos que paga Iberdrola. Una circunstancia que ha distorsionado los resultados del grupo de infraestructuras y servicios. Y es que Iberdrola remunerará a sus accionistas en la junta de mayo, cuando en 2010 lo hizo en el primer trimestre.

A falta de esa importante partida, ACS declaró ayer un beneficio de 204 millones, lo que implica una tercera parte menos que el cosechado hace un año. En términos comparables, sumados los 199 millones que le corresponden por su participación en la eléctrica, el resultado habría sido un 35,7% superior al de marzo de 2010. En la compañía se valora de forma positiva el balance en lo que va de año, pero se hacía máximo hincapié en la circunstancia del dividendo y en poner en valor la importancia de la partición de Iberdrola, en la que el grupo ha depositado su mayor esfuerzo inversor.

En ventas, el crecimiento ha sido prácticamente plano, con 3.690 millones. Vista la caída en construcción, de un 7%, el mantenimiento se basa en el tirón en servicios. De esta facturación, se ha cobrado fuera de España un 36%, lo que implica un incremento del 32%. Esta cuota de internacionalización debe duplicarse en cuanto se realice la consolidación global de Hochtief. El peso de los servicios en la cifra de negocios y una mayor eficiencia han impulsado el Ebitda hasta los 383 millones, un 8,4% más.

ACS 30,12 -2,11%

Primer 'proyecto PPP' andaluz

El grupo ACS se ha impuesto a Sacyr en el primer concurso puesto en juego por la Consejería andaluza de Obras Públicas bajo la modalidad de la colaboración público-privada (PPP). La concesionaria Iridium, en consorcio con Comsa y las andaluzas Martín Casillas, Maygar, Contrat y Arpo, serán las encargadas de construir, explotar y mantener la autovía que enlazará Iznalloz con Darro circunvalando Granada. Las obras están valoradas en 200 millones y la adjudicación implica el cobro de 20,7 millones anuales a lo largo de los 30 años del plazo de concesión.