El rescate financiero de Lisboa impone la creación del Mibgas

La UE y el FMI exigen a Portugal un único peaje de gas con España

El rescate financiero de Portugal también repercutirá en España. La Unión Europea y y el Fondo Monetario Internacional han exigido a Lisboa que negocie con Madrid la supresión de la doble tarifa que soporta el tránsito de gas natural entre España y Portugal para acelerar la creación del mercado gasístico ibérico (Mibgas).

La UE y el FMI exigen a Portugal un único peaje de gas con España
La UE y el FMI exigen a Portugal un único peaje de gas con España

El mercado ibérico del gas era una vieja aspiración que, como tantos proyectos de integración peninsular, se ha ido aplazando indefinidamente. Pero el proyecto de memorándum suscrito por Lisboa con sus nuevos acreedores (la zona euro, la Comisión Europea y el Fondo Monetario Internacional) fija plazos y condiciones para que Portugal y España comiencen a negociar la creación del Mibgas, equivalente gasístico del Mercado Ibérico de la Electricidad (Mibel).

"En el mercado del gas, el Gobierno portugués tomará las medidas necesaria para acelerar el establecimiento de un mercado ibérico del gas natural", señala el documento que recoge las condiciones que deberá cumplir Lisboa para recibir unos préstamos valorados en 78.000 millones de euros. La Comisión Europea avaló ayer el plan de rescate y se espera la aprobación definitiva en la reunión de los ministros de Economía de la UE de los días 16 y 17 de mayo.

Los organismos internacionales exigen de entrada "una convergencia regulatoria" entre los dos países para facilitar la integración. Pero también reclaman al futuro Gobierno portugués (tras las elecciones del 5 de junio) que "emprenda iniciativas políticas con las autoridades españolas con el fin de eliminar la doble tarifa" en el mercado gasístico. Y fijan el tercer trimestre de este año como plazo para poner en marcha la negociación.

Fuentes del sector explicaron ayer que los comercializadores de gas pagan en estos momentos por el uso de los tubos dos peajes (de salida y entrada) al cruzar la frontera entre España y Portugal, uno al gestor del sistema español, Enagás, y otro al portugués, REN. La condición impuesta ahora al rescate de Portugal forzaría a los dos Gobiernos a establecer un único peaje como ya existe en el caso de las interconexiones eléctricas.

Las mismas fuentes aseguran que la reforma "sería neutral tanto para Portugal como para España", aunque cabría la posibilidad de que el peaje único animase a Lisboa a incrementar sus importaciones de gas argelino a través del gasoducto del Magreb, con entradas por Badajoz y Tuy. De ser así, beneficiaría a España. Portugal también recibe gas licuado (GNL) procedente de Nigeria a través de su regasificadora de Sines.

Estas exigencias son una novedad respecto a los rescates de Grecia e Irlanda, a los que se impuso estrictas condiciones de política económica interna. En el caso portugués, sin embargo, no queda claro cómo se podrá exigir a Lisboa que cumpla un requisito que trasciende sus fronteras pese a beneficiar a toda la Península.

La novedad ha sorprendido incluso al comisario europeo de Energía, Günther Oettinger, cuyo departamento reconoció ayer estar en la inopia en relación con las exigencias planteadas en el capítulo del programa de rescate sobre los mercados energéticos.

Ese capítulo, sin embargo, incluye numerosas condiciones, la mayoría de ellas, sobre cumplimiento de la legislación emanada del propio departamento de Oettinger.

El plan diseñado por el FMI y la UE reclama a Lisboa, por ejemplo, la transposición del tercer paquete de liberalización del sector eléctrico antes de julio de este año, "para garantizar la independencia de la autoridad reguladora y que disfruta de los poderes previstos en esa legislación" (España aún no lo ha traspuesto). Y fija el 1 de enero de 2013 como plazo para eliminar todas las tarifas reguladas en Portugal, tanto de gas como electricidad, requisito que España cumple desde hace casi dos años.

Capacidad libre

El memorándum cuestiona incluso la ausencia de nuevos competidores en el mercado gasístico portugués a pesar de la capacidad libre disponible. Y exige al futuro Gobierno que lleve a cabo un informe sobre las causas de esa falta de competencia y plantee las soluciones adecuadas.

Las tarifas de generación eléctrica también deberán ser revisadas a la baja como condición para recibir los préstamos internacionales. La rebaja afectará tanto a los regímenes ordinarios de producción, como a la cogeneración y a las renovables. En este caso se pide a Lisboa que estudie la posibilidad de renegociar los contratos ya suscritos. y que en los nuevos no se compensen en exceso los costes de generación.

El Gobierno deberá privatizar las energéticas

Dentro del programa de reformas económicas que deberá acometer Portugal como contrapartida al rescate del FMI y la UE figura la privatización de las empresas todavía en manos del Estado. Entre ellas, Energías de Portugal (EDP) en la que el sector público tiene un 25,8% (y que controla las españolas HC Energía y Naturgas) y la operadora de los sistemas de la luz y el gas, REN, con un 49,9%.

El futuro Gobierno portugués, según el memorándum suscrito por el Ejecutivo de José Sócrates con los organismos internacionales, se compromete "a una rápida y total desinversión" de las participaciones del Estado en EDP y REN. Pero en el punto de mira del FMI y la UE también figura la petrolera GALP, que podría aparecer en una segunda oleada de desinversiones prevista para el año 2012. Los detalles de este segundo plan de privatizaciones (sobre todo, si serán parciales o totales) deberán presentarse en marzo de 2012.

El actual ministro de Finanzas, Fernando Teixeira dos Santos, aseguró la semana pasada que las privatizaciones se realizarán sin que el Estado se reserve una acción de oro. Lisboa se arrogó ese derecho de veto tras la venta de Portugal Telecom, pero la acción de oro en la operadora telefónica fue declarada ilegal el año pasado por el Tribunal de Justicia europeo. En cualquier caso, el memorándum de condiciones económicas impuestas por el FMI y la UE también incluye el compromiso de Lisboa de "eliminar las acciones de oro y cualquier otro derecho especial que otorgue por ley al Estado un derecho especial en compañías cotizadas".

Las cifras

30% es el descuento que la norma española permite para los peajes transfronterizos.

8.000 millones de metros cúbicos de gas consume al año Portugal, tres veces menos que España.