El temor a la reestructuración pesará sobre la moneda única durante todo el año

El riesgo de colapso griego lleva al euro a sufrir la peor caída en 12 meses

El euro cerró ayer su tercer día consecutivo en pérdidas, con lo que ya suma una caída del 3,7% desde el jueves. Se trata de la peor racha en un año y el detonante vuelve a ser el mismo que entonces: el temor a que la insostenible situación de Grecia desemboque en una suspensión de pagos. El euro cotizó ayer a 1,43 dólares el nivel más bajo en tres semanas.

El euro sufre el mayor ataque especulativo de su historia
El euro sufre el mayor ataque especulativo de su historia

El último desplome del euro tiene un indudable elemento político como telón de fondo. Pero tampoco se pueden olvidar los factores estratégicos. La decisión del BCE de aplazar la subida de tipos y la reunión de emergencia en Bruselas para evitar un nuevo colapso de Grecia han servido de catalizador para el cierre masivo de posiciones largas (apuestas alcistas) sobre el euro. De acuerdo con los datos que semanalmente publica la comisión de futuros de EE UU (CFTC), el saldo neto de posiciones alcistas sobre el euro de los inversores especuladores alcanzó la semana pasada la cifra más alta desde julio de 2007, 99.516 contratos. Históricamente, cuando las apuestas en un sentido son tan elevadas, el activo termina dándose la vuelta. En tres días el euro ha caído un 3,7%, el mayor ajuste en un año. La moneda llegó a cotizar ayer a 1,425 dólares, pero luego se situó en 1,43.

"El movimiento ha sido demasiado brusco y cuando eso ocurre, es que detrás hay una corrección de posiciones", expone Daniel López de Argumedo, de Finagentes. Argumedo subraya que el rápido descenso experimentado evidencia la "fragilidad" del euro cuando llega a niveles de 1,49-1,5.

Para Antje Praefcke, analista de divisas de Commerzbank, el próximo rango a la baja que conviene vigilar para el euro es el de 1,422-3 dólares por unidad, con el objetivo de ir hacia 1,3 dólares para finales de año.

El cierre de posiciones largas, un factor clave en el ajuste

Presión duradera

Pero más allá de factores técnicos, la presión política sobre la moneda europea será persistente en los próximos meses. El Ecofin se reúne el próximo lunes con la necesidad de renegociar los planes de ayuda a Grecia, que debería regresar al mercado de deuda en el segundo semestre de 2012, pero que no podrá hacerlo, dado que la rentabilidad exigida supera el 10% en todos los tramos, salvo en letras a tres y seis meses, y rebasa el 25% en la deuda a dos años. Se habla ya de un nuevo paquete de ayuda de al menos 25.000 millones que está generando mucha controversia en la UE.

"En todas las reestructuraciones, la historia muestra que los mercados se adelantan a los políticos a la hora de anticipar la reestructuración. Los políticos generalmente niegan la realidad y luego terminan aceptando lo inevitable", explica Silvio Peruzzo, economista de Royal Bank of Scoltand.

A las noticias procedentes de Europa, se suman otras de EE UU. Así, Sofía Rodríguez Rico, directora de macroeconomía de Banco Sabadell, apunta al "cambio de discurso que podría realizar la Fed a partir del segundo trimestre de 2011, en el que preparará el mercado para una retirada de las medidas heterodoxas de política monetaria". Rodríguez Rico también señala elementos técnicos como "el cierre de posiciones de carry trade financiadas en dólares, ahora muy abundantes". El carry trade es una estrategia que consiste en endeudarse en una moneda con tipos bajos para invertir en otra con tipos más altos y embolsarse así la diferencia.

La sobrevaloración del euro, los problemas de deuda y un potencial cambio de política monetaria en la Fed se conjugan para presionar al euro a la baja.

Reacción en los mercados

Récord del CDS griego El mercado da por seguro que Grecia hará una suspensión de pagos y Standard & Poor's descuenta pérdidas del 50% al 70%. En consecuencia, los CDS, los productos que cubren el riesgo de impago, experimentaron ayer el mayor incremento en una sesión desde octubre (123 puntos). El CDS de Grecia es el más elevado del mundo, y está en 1.459 puntos. Eso significa que cubrir una emisión griega de 10.000 euros cuesta 1.459 euros.

El BCE no compra deuda Por sexta semana consecutiva, el BCE no ha hecho ninguna compra de deuda periférica, según los datos publicados ayer por la entidad. Desde que el programa se puso en marcha hace exactamente un año, la autoridad monetaria ha empleado 76.000 millones en adquirir activos de deuda. El objetivo de este plan es estabilizar el mercado de renta fija, ante los problemas que están padeciendo numerosos países periféricos.

El petróleo sube Productos como el petróleo, la plata, el zinc o el trigo retomaron ayer el ciclo alcista que se vio bruscamente interrumpido la semana pasada. Las materias primas se negocian en dólares y el fuerte desplome del euro a finales de la semana pasada precipitó la caída de las commodities. La historia fue ayer la opuesta. El Brent se encareció más de 3,6% y superó los 112 dólares. La plata subió un 6,2% y cotizó a 37,4 dólares la onza.