Moda

La originalidad manda en las bodas

Novias de corto, tocados y zapatos de colores sorprenden en Madrid Novias.

El recinto ferial de Ifema se ha vestido de novia durante la última semana para la celebración de Madrid Novias, incluida la Pasarela Cibeles dedicada a la moda nupcial, y con ello queda inaugurada la temporada anual de bodas. Muchos contrayentes afrontan su enlace como una carrera por la originalidad. Lo que pudo verse en Cibeles fue, junto con el desgastado imperio del vintage, una generación de nuevas novias con atuendos muy alejados del clásico vestido blanco de princesa de cuento.

Las posibilidades son infinitas, como se ha podido ver en la edición de Cibeles para novias, en la que destacó el uso del color, a veces en pequeños detalles (zapatos u otros complementos). Incluso llegaron a verse novias multicolores en el desfile de La Boheme, y en el de Charo López una propuesta de traje de novia compuesto por un cuerpo en color marfil y una brillante falda de flores color naranja. La creatividad en relación con la paleta de colores también se plasmó en la segunda parte del desfile de Hannibal Laguna, en la que las diferentes versiones del blanco fueron sustituidas por vestidos fabricados íntegramente en un precioso tono a medio camino entre el amarillo, el beige y el naranja.

La ruptura total con el clasicismo rozó su punto álgido cuando le tocó el turno a Franco Quintas. Su novia, sobria y ajustada en las formas, se debate entre el azul eléctrico y el negro.

Las tendencias en moda nupcial de creadores como Devota & Lomba, Ana Torres o Franco Quintans muestran que las bodas tradicionales han pasado de moda, y el símbolo más radical de esta transformación fueron los sorprendentes minivestidos. También destacaron los volúmenes casi arquitectónicos de los cuerpos y los lazos de Hannibal Laguna, aunque ello no quiere que el reinado de los años treinta, las líneas clásicas y los tejidos vaporosos haya pasado a la historia, como fue fiel reflejo el desfile de Devota & Lomba.

De una novelesca inspiración histórica fue el desfile de Isabel Zapardiez, con referencias al vestuario tradicional egipcio, árabe o medieval.

En España cada vez hay menos bodas -en 2010 se celebraron un 4% menos, según el INE-, pero además los enlaces son cada vez menos tradicionales. Las tendencias expuestas en Madrid Novias indican que los diseñadores han plasmado sobre sus creaciones este cambio de tendencia, que también se puede observar en la búsqueda de celebraciones poco ortodoxas, en las que el disfrute de los protagonistas es lo más importante.

Priman las celebraciones íntimas e informales

La tiranía del banquete de bodas está llegando a su fin o por lo menos los novios, en su búsqueda de una celebración que refleje la personalidad de los contrayentes, optan por fiestas cada vez más singulares.

Hay una gran cantidad de fincas privadas, a veces incluso propiedad de los contrayentes, que pueden resultar idóneas para una celebración informal, tipo cóctel o tipo barbacoa. También se puede jugar con el horario, y celebrar una boda nocturna. Wednesday WP acaba de celebrar su primera boda en la playa. "El principal inconveniente era conseguir los permisos oficiales para celebrar un matrimonio sobre la arena, pero esquivamos este bache alquilando un antiguo chiringuito y decorándolo para la ocasión", explican Ana Longás y Violeta Peinado, de la empresa Wednesday WP. Ahora están en camino de preparar su primera boda en la nieve.