Mercados

Las Bolsas viran de nuevo hacia los problemas de la deuda

El Ibex cierra la semana con un recorte del 2,47%, y es la primera vez en el año que cae en todas las sesiones. El resto de Europa y Wall Street también ceden posiciones.

De una semana a otra, el balance de los mercados difiere sustancialmente. En la anterior, la mayoría cerraron cerca de máximos anuales, y en esta última se han alejado de esas cotas. El Ibex terminó con una caída del 2,47%. Es la primera semana de este año que concluye cada una de las sesiones en negativo. Con este descenso, el indicador español debe subir el 4,7% para alcanzar la cota más alta de 2011. El peso de los grandes bancos, que cayeron más de un 2% y de Telefónica, que el viernes pagó un dividendo de 0,75 euros brutos y afectó al resultado del Ibex 35, han situado la renta variable española a la cola de Europa. El Euro Stoxx ha cedido en la semana el 1,94%, y el Footsie y el Cac, el 1,51% y 1,19%.

Wall Street ha evolucionado igualmente a la baja. El Dow Jones restó un 1,34% en cinco sesiones, y el S&P y el Nasdaq, el 1,72% y 1,60%.

El viernes fue un día de agitación. Las Bolsas europeas abrieron con importantes descensos, que redujeron de forma considerable al cierre después de que Estados Unidos publicara el mejor dato de empleo desde 2006. El Ibex pasó de perder el 1,4% al 0,16%. Por su parte, el Dow Jones, el S&P y el Nasdaq obtuvieron avances en el día, del 0,43%, 0,38% y 0,46%.

En cuando a los mercados de renta fija, la evolución ha sido igualmente intensa. El acuerdo al que llegó Portugal a principios de la semana con la UE, y que le permitirá disponer de 78.000 millones en los próximos tres años, relajó la prima de riesgo española hasta los 196 puntos básicos, el nivel más bajo en un mes. Sin embargo, en los días posteriores volvió a repuntar hasta 208 puntos básicos. La última subasta del Tesoro, de obligaciones a cinco años, tuvo un saldo positivo, porque colocó lo previsto, con 3.354 millones, y otro negativo, puesto que pagó un 4,5%, frente al 4,408% del pasado mes de marzo.

Mientras, el spread de Grecia sigue disparado por encima de los 1.200 puntos básicos. La reestructuración de su deuda sigue siendo una posibilidad. Es más, el viernes se produjo una reunión secreta en Luxemburgo para revisar las condiciones de los créditos concedidos al Ejecutivo heleno.

Por otra parte, la decisión del Banco Central Europeo de aplazar una nueva subida de los tipos de interés provocó una importante caída del petróleo, el euro y las materias primas, que en todos los casos cotizaban en máximos. En contra, la Reserva Federal resolvió mantener el precio del dinero en el mínimo histórico del 1% la semana anterior.

"Aunque algunas de las incertidumbres que señalábamos la semana pasada se han ido despejando, persisten otros factores que podrían favorecer la continuidad de las correcciones en el corto plazo, destacando la posible moderación en los datos económicos y la pérdida paulatina de las referencias empresariales, con el final de la campaña de resultados del primer trimestre de 2011", explican desde Sabadell. En EE UU el 85% de las compañías ya han rendido cuentas, y las sorpresas positivas han superado la media histórica. Los mercados estadounidenses se han situado a la cabeza en rentabilidad anual. Y los expertos de análisis técnico indican que la tendencia del S&P sigue alcista en el largo plazo, a pesar de que en el corto pueda corregir algo.

El Ibex concluyó el viernes en 10.610,5 puntos, y el soporte más importante a vigilar es el de 10.522. Los analistas aún contemplan la posibilidad de un arranque alcista en el selectivo que lo pueda llevar de nuevo por encima del 11.000.

El pago de dividendos infla el volumen de negocio

La última semana de abril y la primera de mayo han sido intensas en el reparto de dividendo. Dos grandes valores, Santander y Telefónica, han retribuido a sus accionistas con 0,23 y 0,75 euros brutos, respectivamente. Para el banco supondrá un desembolso de hasta un máximo de 1.900 millones, ya que se puede elegir entre cobrar en dinero o en especie, y para la teleco, de 3.422 millones.

El lavado de cupón ha sido evidente en estos días. La contratación del mercado ha alcanzado en dos semanas 43.016 millones. Pero en bloques, que recoge las grandes operaciones realizadas sobre cualquier valor de la Bolsa, se hicieron 24.095 millones, el 56% del total.

Los dividendos de Telefónica y Santander han sido los que han provocado mayor movimiento en la contratación. Los dos han contabilizado en bloques 20.222,88 millones, el 84% de lo que se ha hecho en este apartado. El lavado de cupón persigue evitar la retención fiscal.

Más mercados

Euro. La divisa europea ha tenido una semana como hacia tiempo. Tras superar los 1,48 dólares, el viernes llegó a cotizar en 1,431. Han sido dos factores los que han variado su tendencia. Por un lado, la decisión del BCE de aplazar una nueva subida de tipos de interés para el próximo junio, y por otro, la especulación sobre la reestructuración de la deuda griega o la posibilidad de que Grecia se plantee abandonar el euro.

Oro. El metal precioso y las materias primas en general han sufrido un importante revés. Han sido activos muy demandados por los inversores. El oro ha caído por debajo de los 1.500 dólares la onza, y la plaza ha pasado en una semana de los 47,90 a 35,41 dólares la onza.

Petróleo. La caída del euro ha derivado directamente en la cotización del crudo. Ha cedido más del 11%.