Alimentación

Nueva Rumasa reconoce un pasivo en Clesa cercano a los 1.000 millones

El pasivo de Clesa, empresa láctea propiedad de la familia Ruiz-Mateos que ha solicitado concurso voluntario de acreedores, ronda los 1.000 millones de euros.

Este importe convertirá a este concurso en el mayor tramitado hasta el momento en el sector alimentario. Además de Clesa, la familia Ruiz-Mateos ha solicitado la suspensión de pagos de otras 15 sociedades de su propiedad, prácticamente todas del sector de la alimentación y bebidas.

A este respecto, fuentes de Nueva Rumasa matizaron que el pasivo directo de Clesa se sitúa en 293,5 millones de euros, en tanto que otros 766,58 millones corresponden a "riesgos indirectos de otras sociedades".

Según indicó a Europa Press el grupo fundado por el empresario José María Ruiz-Mateos, esta partida de riesgos indirectos son garantías con bienes de Clesa a terceros y "no se imputa como deuda directa" de la empresa láctea.

Las fuentes jurídicas consultadas apuntaron que se espera que el pronunciamiento del Juzgado de lo Mercantil número 6 de Madrid acerca de la declaración del concurso de esta firma sea inminente, después de que el magistrado solicitara recientemente a Nueva Rumasa que subsanara la falta de documentación.

Trapa en concurso

El grupo propiedad de la familia Ruiz-Mateos ha presentado en los juzgados de la ciudad de Palencia el concurso voluntario de acreedores, antigua suspensión de pagos, para la empresa de chocolates Trapa, que tiene una plantilla de unos 85 trabajadores.