Sentencia

El Supremo reclama al País Vasco 435 millones por un error en el IVA

El Tribunal Supremo ha obligado al País Vasco a devolver al Estado 435 millones de euros del IVA recaudado por la importación y venta de vehículos de Rover en España entre los años 1990 y 2005, según una sentencia dictada el pasado 13 de abril.

La Sección Segunda de la Sala de lo Contencioso-Administrativo del alto tribunal estima el recurso presentado por la Administración general del Estado y anula la resolución adoptada por la Junta Arbitral del Concierto Económico del País Vasco, que aprobó el cobro de esta cantidad a la Agencia Tributaria.

El Supremo concluye que no se puede atribuir la tributación del IVA al País Vasco por la sola circunstancia de que unas mercancías hayan transitado por dicha comunidad autónoma durante breves días, "sin que hayan sido producidas, ni transformadas, ni comercializadas en dicho territorio", más aún cuando las oficinas de Rover estaban en Alcalá de Henares (Madrid).

Los vehículos eran transportados por vía marítima desde el Reino Unido hasta el puerto de Pasajes (Guipúzcoa), donde eran descargados y almacenados temporalmente por la empresa Europark Pasajes, del grupo Toquero. Posteriormente eran trasladados a la instalaciones de Europark en Álava para su envío a la red de concesionarios.