Su entrada aseguraría la colocación y garantizaría la influencia del PP

Aguirre pretende que el Canal sea socio de referencia de Bankia

El Gobierno de la Comunidad de Madrid está preparando el terreno para que el Canal de Isabel II compre hasta un 25% de la colocación en Bolsa de Bankia, que tiene previsto su estreno bursátil en los próximos meses. Su entrada en el capital contribuiría al éxito de la operación, al tiempo que preservaría la influencia del PP en la nueva entidad cotizada.

Comunidad de Madrid
Comunidad de Madrid

Las dificultades, mayores incluso de las previstas, que está encontrando Bankia para captar inversores que quieran adquirir parte del capital sin un descuento excesivo, junto a las críticas sobre cómo se está desarrollando el proceso de recapitalización de las cajas de ahorros son los argumentos que están impulsando al Ejecutivo de Esperanza Aguirre a propiciar que el Canal de Isabel II se convierta en un aliado clave del banco liderado por Caja Madrid y Bancaja en su objetivo de salida a Bolsa.

Fuentes cercanas al proyecto aseguran que se trata de un plan diseñado por el vicepresidente regional y máximo responsable del Canal, Ignacio González, por el que la empresa podría adquirir hasta un máximo del 25% del capital de Bankia que cotizará en Bolsa (está previsto que sea alrededor del 30%). En definitiva, con la entrada de la empresa pública madrileña Bankia encontraría un socio de referencia capaz de contribuir al éxito de su colocación en Bolsa, con una participación que rondaría el 7,5%, al tiempo que el entorno de Aguirre tendría el vehículo con el que garantizar su influencia en la gestión del nuevo banco cotizado. No en vano, todo el proceso de búsqueda de capital impuesto por el Banco de España implica la dilución del peso político del PP en los órganos de gobierno de Caja Madrid. La entidad primero se fusionó con otras seis cajas de ahorros, con las que creó el Banco Financiero y de Ahorros, que a su vez será la matriz de Bankia, la filial que saldrá al parqué y que aún tiene pendiente la creación de su consejo de administración.

"La operación se materializaría gracias a la excelente situación financiera del Canal. Es más, dependiendo de la participación que tome podría financiarla exclusivamente con efectivo o desembolsando una parte en efectivo y el resto con crédito", señalan las mismas fuentes. Y es que el Canal de Isabel II ha logrado en los últimos años un beneficio neto anual de no menos de 115 millones, por lo que carece de problemas de liquidez. Fuentes consultadas por CincoDías aseguran que la operación es muy inteligente y "tiene todo el sentido económico a medio y largo plazo porque el negocio de Bankia se recuperará en cinco años".

Por contra, otras fuentes advierten que ese desembolso provocaría la descapitalización del Canal y critican su oportunismo electoral. En cualquier caso, hay consenso en que esta adquisición se llevaría a cabo antes de la anunciada privatización parcial de la sociedad de gestión del agua de la región. Entre los planes del Ejecutivo regional se incluye vender al capital privado hasta el 49% de las acciones del Canal dando entrada a un socio de perfil financiero, como un fondo extranjero o un socio industrial. El Canal ofrecería así a sus socios potenciales además de la rentabilidad de su negocio, ser uno de los socios de referencia de Bankia. Desde la sociedad de gestión de aguas aseguraron no haber abordado su posible entrada en Bankia en su consejo de administración. Fuentes del Gabinete de Aguirre no se pronunciaron.

Las claves de la salida a bolsa

1.- Déficit de capital. El nuevo decreto de solvencia ha precipitado la búsqueda de capital en las cajas y el banco formado por Caja Madrid y Bancaja junto a otras cinco cajas ha decidido salir a Bolsa como fórmula con la que resolver ese déficit. En concreto, la nueva entidad necesita una inyección de 1.795 millones de euros, que sería de 5.775 millones de euros de no ser por la entrada de capital privado por al menos un 20%.

2.- Calendario. Bankia tiene de plazo hasta marzo de 2012 para completar su proyecto de salir a Bolsa, aunque la entidad aspira a hacerlo al menos antes de que finalice el año. El calendario corre en su contra, ya que aún está pendiente la definición de los activos que se incluirán en Bankia, que saldrá a Bolsa, y cuáles quedarán en Banco Financiero y de Ahorros (matriz de Bankia en la que quedará la parte más tóxica, como el suelo y los créditos vinculados a este activo). Además, el proyecto que lideran Caja Madrid y Bancaja afronta la dura competencia de Caixabank, que también desea salir a Bolsa.

3.- Valoración. El precio de la salida a Bolsa de Bankia será clave para el éxito de la operación, que deberá superar la desconfianza de los inversores hacia las cajas de ahorros y su elevada exposición al riesgo inmobiliario. Será necesario un descuento que, por otra parte, tampoco podrá ser excesivo si Bankia desea dar credibilidad a su proyecto de negocio.

4.- Gobierno corporativo. Es quizá la cuestión más espinosa del actual proceso de reestructuración de las cajas, ya que su conversión en bancos implica la rebaja de la influencia política. Bankia aspira a formar un consejo de administración con un perfil más financiero y menos políticos que dé el mensaje de profesionalidad en la gestión que el mercado espera. La entrada del Canal de Isabel II aportaría el ansiado capital pero también supondría una influencia política que el nuevo equipo desea rebajar.