_
_
_
_

Primer aniversario del rescate del euro y caída de Zapatero

Mañana, 7 de mayo, se cumple el primer aniversario de la histórica cumbre de la zona euro que evitó el descalabro de la Unión Monetaria. La cita de aquel viernes en Bruselas "se convirtió de modo inesperado en una de esas cenas decisivas que parecen ser el secreto de la Unión", ha recordado el presidente del Consejo Europeo, Herman Van Rompuy.

El club se blindó con un fondo multimillonario al que ya han pedido ayuda dos países (Irlanda y Portugal). Y el acuerdo derribó del caballo del gasto público a un José Luis Rodríguez Zapatero que el miércoles siguiente tuvo que anunciar la congelación de las pensiones y el recorte del salario de los funcionarios como medidas para acelerar en punto y medio la reducción del déficit en 2010 y 2011.

Aquel frenético fin de semana de mayo de 2010 arrancó, si mis notas no me engañan, con numerosos contactos bilaterales entre los líderes de la zona euro. Zapatero, en concreto, habló por teléfono el jueves con Angela Merkel y a su llegada el viernes a Bruselas se reunió con Nicolas Sarkozy. Dos conversaciones en las que se fraguó el nuevo compromiso del presidente español con la política de austeridad.

La tensión se mascaba después de una semana de virulenta reacción de los mercados a la operación de rescate de Grecia aprobada el 1 de mayo. El ministro sueco de Finanzas, Anders Borg, triunfó el domingo al comparar la actitud de los inversores con la de "una manada de lobos". Pero la inquietud trascendía las fronteras europeas. El presidente Barack Obama llamó el viernes a la canciller alemana para pedir una respuesta que estabilizase de una vez por todas la zona euro y evitase el peligro de contagio a otras zonas del planeta.

La respuesta exigida por Obama llegó de madrugada, como casi siempre en Bruselas. Un acuerdo de cuatro puntos que incluía la creación de un "mecanismo europeo de estabilización para conservar la estabilidad financiera en Europa".

Aunque pueda parecer lo contrario, "no se trataba de palabras huecas", como ha señalado Van Rompuy. Y 48 horas después, en la madrugada del domingo al lunes, a tiempo para la apertura de los primeros mercados en Asia, los ministros de Economía y Finanzas, bajo presidencia de la española Elena Salgado, pactaban la dotación de ese mecanismo en 750.000 millones de euros y el Banco Central Europeo anunciaba, a regañadientes, un plan de compra de deuda pública de la zona euro que todavía hoy sigue en marcha.

Un año después, la zona euro aún no ha superado del todo la crisis, pero casi nadie apuesta por un reventón de la Unión Monetaria. En España, el ajuste presupuestario llevado a cabo por el Gobierno en contra de sus instintos ha logrado apartar al país del grupo de candidatos al rescate financiero. Y nadie parece acordarse de que, en medio de aquel frenesí, Felipe González y su grupo de reflexión presentaron el sábado en Bruselas un informe sobre el futuro de Europa.

P. D.: como dice un colega, parece que la zona euro ha decidido celebrar este aniversario con una reunión secreta y restringida en Luxemburgo para revisar el imparable deterioro de la situación económica en Grecia, hasta el punto de que Spiegel asegura que se habría barajado la posibilidad de que ese país abandonase la Unión Monetaria. Las últimas informaciones indican que, de momento, no se llegará tan lejos aunque probablemente habrá que renegociar lós préstamos concedidos a Atenas, porque de los 110.000 anunciados ya ha recibido 53.000 millones y la situación no ha mejorado. Una prueba, como apunta en los comentarios Ojo avizor, de que tal vez los fondos de rescate solo han servido para ganar tiempo. Iremos viendo.

Imagen: Herman Van Rompuy, presidente del Consejo Europeo, en la rueda de prensa posterior a la cumbre de la zona euro del 7 de mayo de 2010. (Archivo del Consejo).

Newsletters

Inscríbete para recibir la información económica exclusiva y las noticias financieras más relevantes para ti
¡Apúntate!

Archivado En

_
_