Consigue lo que no logró George W. Bush

Alivio al desgaste político de Obama

La popularidad del presidente de EE UU, Barack Obama, que había descendido en los últimos meses, podría recuperarse vertiginosamente tras el golpe a Al Qaeda con la muerte de su líder, Osama Bin Laden.

Barack Obama
Barack Obama

La muerte de Osama bin Laden, el líder de la red terrorista Al Qaeda, en una operación estadounidense podría devolver al presidente de EEUU, Barack Obama, parte de la popularidad perdida en los últimos meses como consecuencia del batacazo frente a los republicanos en las elecciones legislativas y el incumplimiento de su promesa de cerrar la cárcel de Guantánamo.

La caza del enemigo público número uno de Estados Unidos y el golpe a la red terrorista Al Qaeda, responsable de los atentados perpetrados contra las torres gemelas de Nueva York el 11 de septiembre de 2001, podrían aliviar el desgaste político que estaba sufriendo Obama en su mandato.

bama compareció hoy en torno a las 23.30 horas locales de este domingo (03.30 GMT) para anunciar, en tono solemne, desde la Sala Este de la Casa Blanca, la muerte de Bin Laden. "Se ha hecho justicia", aseguró.

A lo largo de los últimos diez años, el que Bin Laden continuara libre se había convertido en una dolorosa herida para los servicios de inteligencia estadounidenses y un quebradero de cabeza para el Gobierno en Washington. George W. Bush se fue sin haber conseguido dar con terrorista más buscado, pese a haber asegurado que lo quería "vivo o muerto".

Obama y su Administración insistían en que la captura de Bin Laden seguía siendo una prioridad, pero la opinión pública consideraba que su gabinete atendía más otros asuntos en materia de seguridad nacional. La oposición republicana le criticaba por su promesa de cerrar la prisión de Guantánamo, creada para albergar a sospechosos de terrorismo, y le acusaban de poner con ello en peligro al país.

El presidente, que llegó con la promesa de poner fin a la guerra en Irak, tuvo que reforzar la presencia en Afganistán, donde hoy hay cerca de 100.000 soldados estadounidenses, el triple que en 2008, y este marzo lanzó una nueva incursión militar, en Libia, a la cabeza de una coalición internacional.

Sus cotas de popularidad mantenían una constante trayectoria descendente. En abril quedaron en torno al 45%, muy lejos del 70% que tenía a su llegada al poder, que marcó un hito en la historia política estadounidense.

Los esfuerzos comenzaron a dar sus frutos en noviembre, cuando los servicios secretos tuvieron los primeros indicios de que Bin Laden podría encontrarse en un complejo residencial en las cercanías de Islamabad. El viernes dio la orden de lanzar la operación. Y Bin Laden fue capturado y muerto este domingo.