La compañía entra en pérdidas

Adolfo Domínguez alerta de un recrudecimiento de la crisis en el primer trimestre

El último año fiscal de Adolfo Domínguez no ha sido bueno: ha entrado en pérdidas y sus ventas han caído. La compañía culpa al primer trimestre de 2011.

Adolfo Domínguez
Adolfo Domínguez

Los parecidos entre Inditex y Adolfo Domínguez son pocos. Es cierto que las dos son empresas gallegas y que su sector es el textil, pero al margen de eso sus trayectorias no dejan de distanciarse.

Y más en el ejercicio fiscal de 2010. Mientras la compañía dueña de Zara aumentaba sus beneficios a un ritmo del 32% y sus ventas a tasas del 13%, Adolfo Domínguez entraba en pérdidas, con números rojos de 4,5 millones, y cedía un 6,2% en ingresos, hasta los 163,5 millones, según los resultados registrados el sábado en la CNMV.

Pero lo más llamativo es que Adolfo Domínguez no cree que lo peor haya pasado, sino que está justo aquí. La compañía señala que hay varias explicaciones del porqué de su incapacidad para mantener sus ventas con respecto al año pasado. Y "la más determinante" es "la contracción de la demanda manifestada de forma más significada, en el primer trimestre del año 2011".

Adolfo Domínguez termina su ejercicio fiscal a finales de febrero, así que sus resultados de 2010 incluyen dos meses del año en curso. La compañía no ha dado datos del efecto del recrudecimiento de la crisis en sus cuentas, pero los resultados estancos de su cuarto trimestre fiscal hablan por sí solos. De hecho, en 2009 la compañía logró revertir durante los últimos meses del año las pérdidas que cosechó en el arranque, mientras que 2010 esta mejora ha sido imposible. Además, las ventas del cuarto trimestre caen a una tasa superior al 7%.

Este recrudecimiento de la crisis no ha afectado, sin embargo, a Inditex. La firma textil aseguró cuando publicó sus resultados anuales que estaba creciendo un 10% entre febrero y marzo de este año.

Nueva estrategia

Adolfo Domínguez ha implantado una nueva estrategia para mejorar sus cuentas, que pasa por crecer en el exterior a través de franquicias (lo que reduce al mínimo la inversión necesaria) y cerrar en España las tiendas que no sean rentables.

Por ahora, los resultados de esta política han sido escasos. Los ingresos de Adolfo Domínguez han caído en España, pero también en la suma de sus negocios más allá de los Pirineos. Por marcas la situación tampoco es mejor. La facturación cae tanto en Adolfo Domínguez como en la línea U y ambas han entrado en pérdidas cuando el año pasado ganaban dinero. Las mayores son las de Adolfo Domínguez, con número rojos que rozan los cuatro millones. U pierde 447.000 euros.

El veredicto del mercado no se ha hecho esperar: "Los resultados siguen siendo muy flojos", aseguraba esta mañana Banco Sabadell en su informe diario. La firma de inversión considera que la "clave sigue estando en que se recuperen los ingresos" y considera positiva la apuesta por la expansión internacional a través de franquicias.