Acuerda desinversiones con la FTC para que dé luz verde a la adquisición

Grifols da el último paso para comprar Talecris y se dispara en Bolsa

Grifols se ha disparado en Bolsa un 5,27%, tras anunciar un "acuerdo de consentimiento" con la Federal Trade Comission (FTC), el supervisor de competencia de EE UU, por el que venderá algunos activos para poder comprar su rival Talecris.

Víctor Grifols, presidente de Grifols.
Víctor Grifols, presidente de Grifols.

Grifols está en la antesala de cerrar su fusión con Talecris, que concluirá cerca de un año después de su anuncio y con final feliz. Inicialmente, el fabricante de plasma sanguíneo preveía haber cerrado la compra en el último trimestre del año pasado. Pero la operación ha ido complicándose, ante las reticencias del supervisor de la competencia de EE UU (FTC) a dar su bendición a la compra.

Después de sucesivas ampliaciones de la fecha límite, Grifols ha comunicado hoy una serie de desinversiones que forman parte del "acuerdo de consentimiento" alcanzado con la FTC. El mercado, que esperaba la luz verde del supervisor estadounidense, catapulta a la compañía española al primer puesto del Ibex por revalorización. Se ha anotado un 5,27% y en el mejor momento de la sesión ha llegado a escalar un 8%.

Nuria Pascual, directora de relaciones con inversores de Grifols, ha explicado en declaraciones a CincoDias.com que las sinergias no se verán alteradas: "Se mantienen las condiciones iniciales del acuerdo". Este contemplaba unas sinergias operativas de unos 230 millones de dólares anuales (155 millones de euros) y que la compra hiciera crecer el beneficio por acción en torno a un 30% a partir del segundo año.

GRIFOLS 29,00 -6,69%

El acuerdo tiene cuatro puntos principales. Primero, Grifols vende a la italiana Kedrion la planta de fraccionamiento de Melville de Talecris. Segundo, cederá una parte de la producción de inmunoglobulina intravenosa (IVIG) y albúmina a Kedrion. Tercero, le cede el negocio de Factor VIII en EE UU de Talecris. Y cuarta, le vende dos centros de obtención de plasma.

El quid de la cuestión es que la capacidad de producción de la compañía fusionada no se verá alterada. ¿Cómo? Gracias a que Grifols ha acordado que gestionará la planta de Melville durante un periodo de cuatro años bajo un contrato de arrendamiento con Kendrion. Será a partir de 2015 cuando deje de estar bajo su control, precisamente el año en el que está previsto que entren en funcionamiento dos nuevas fábricas de la nueva Grifols, una en EE UU y otra en España.

Nuria Pascual señala que una parte de la producción de Melville se cederá a Kedrion, pero añade que será una parte pequeña y que la compañía resultante dispone de capacidad no utilizada. La directora de relaciones con inversores de Grifols advierte, en cualquier caso, que este es un paso muy importante pero que aun tiene que el acuerdo está sujeto a la aprobación de los comisionados de la FTC. "Esperamos que den el visto bueno en plazo de tiempo de tres a cuatro semanas", añade.

La mayoría de los analistas consideran que el precio objetivo de Grifols será muy superior, una vez esté aprobada la operación, aunque sea con condiones. El pasado 6 de abril, Exane BNP Paribas señaló en un informe que la valoración teórica de Grifols se situaría en 17 euros por acción si la FTC aprobaba la operación sin condiciones. En el caso de que exigiera desinversiones, como así ha sido, el objetivo se quedaría en un 16,4 euros por acción.

Grifols, una vez aprobada de manera definitiva la operación, ampliará capital en hasta 87 millones de acciones sin derecho a voto, con las que pagará en parte la adquisición. Al precio actual de Grifols, la nueva compañía tendría un valor bursátil de unos 4.200 millones de euros.