Suman una deuda de más de tres billones de pesetas

Radiografía de los mayores concursos en España

Los diez mayores casos de compañías insolventes registrados desde 2007 suman más 18.416 millones de deuda

De las aproximadamente 15.000 compañías que desde 2007 han presentado concurso de acreedores en España hay 10, las mayores insolvencias, que suman 18.416 millones de euros de deuda (más de tres billones de pesetas). De esa decena de compañías solo una, Marsans, no pertenece al sector inmobiliario. Y de ese grupo ya hay varias que han abandonado la situación concursal, otras que están a punto de hacerlo y otras que acaban de reconocer al juez su situación. En algunos casos el proceso concursal ha sido rápido, ágil, mientras que en otros se ha atascado. Algunas han acabado en liquidación (como ocurre en el 90% de los casos de una compañía que presenta concurso de acreedores) y otras siguen negociando acuerdos con sus acreedores.

MARTINSA FADESA

Presentó concurso de acreedores en julio de 2008 con una deuda de 7.000 millones, el mayor proceso de su tipo habido nunca en España. La compañía presidida por Fernando Martín logró el mes pasado que el juez aprobara el plan propuesto por la inmobiliaria para pagar su deuda por lo que en breve será efectiva su salida de la situación concursal. Martinsa Fadesa tendrá que luchar ahora para cumplir con el convenio propuesto y evitar la liquidación.

HABITAT

La compañía presidida por Bruno Figueras se declaró en concurso de acreedores en noviembre de 2008 con 2.800 millones de deuda. En abril de 2010 la compañía ya se encontraba fuera de esa situación concursal, tras acordar con los acreedores (los bancos suponían 2.000 millones de la deuda) una quita del 20%. El proceso concursal de Habitat, a pesar de su elevada deuda y de los conflictos entre sus accionistas, es un ejemplo en cuanto a la agilidad con el que ha sido administrado.

SACRESA

La familia Sanahuja, que llegó a tener más del 80% de Metrovacesa, presentó en julio de 2010 concurso de acreedores con 2.635 millones de deuda para su compañía, Sacresa, omnipresente en el desarrollo urbanístico de Barcelona desde la segunda mitad del siglo pasado. En la actualidad, la administración concursal trata de anular operaciones realizadas por Sacresa antes de ir a concurso.

NORIEGA

La familia Sánchez Ramade solicitó concurso de acreedores para su grupo inmobiliario y de construcción Noriega en noviembre del pasado año. Con 1.162 millones de euros de deuda se trata del mayor concurso habido en Andalucía.

TREMâN

Tras intentar salir a Bolsa en el año 2007, la inmobiliaria Tremón presentó concurso de acreedores en noviembre de 2008 con más de 1.000 millones de euros de deuda. La compañía sigue buscando un acuerdo de convenio de acreedores y dejar atrás la situación concursal.

AIFOS

En el mes de julio de 2009, la inmobiliaria Aifos, de Málaga, presentó concurso de acreedores con unos 1.000 millones de deuda. En la actualidad, el alto número de incidencias concursales presentadas está demorando excesivamente el proceso; una vez sean tramitadas dichas incidencias la administración concursal tendrá que calificar el concurso (culpable o fortuito). Aifos contaba, en el momento de entrar en concurso, con más de 2.000 acreedores.

Las supuestas implicaciones del presidente de la compañía, Jesús Ruiz, con el caso de corrupción urbanística de Marbella se han mezclado con la situación concursal de la compañía.

LLANERA

Fue la primera inmobiliaria de la crisis en presentar concurso con una elevada deuda. En octubre de 2007 Llanera solicitó la medida, con casi 750 millones de deuda. En junio del pasado año fue aprobado el convenio de acreedores propuesto por la empresa, con lo que abandonaba la situación concursal. La matriz del grupo acordó con sus acreedores una quita del 35% y el pago en ocho años.

LÁBARO

Otra de las primeras grandes inmobiliarias en pulsar la señal de alarma. En marzo de 2008 solicitó concurso de acreedores, con 700 millones de deuda. Tras tres años en concurso de acreedores, la empresa se encuentra en liquidación, según se ha publicado. En su página de internet mantiene que previsiblemente la fase de convenio se iniciará en el segundo trimestre de 2011.

NOZAR

El concurso de acreedores más extraño. En septiembre de 2009 la compañía presentó concurso de acreedores con unos 700 millones de deuda, después de que un acreedor, la sociedad Avalatransa, tratara de instar su concurso en varias ocasiones. En octubre de 2010 el juez del concurso de Nozar decidió retirar a la administración concursal, que acababa de finalizar su informe sobre la compañía. La nueva administración tomó una medida inédita, adelantó a efectos prácticos la fecha del concurso de Nozar a enero de 2008. Los nuevos administradores solicitaron en diciembre de 2010 al juez anular el pago que realizó Nozar a Enrique Bañuelos en noviembre de 2008 de 122 millones y otras dos inversiones de Nozar en Colonial y Reyal que suman 150 millones.

MARSANS

En junio del pasado año Gerardo Díaz Ferrán y Gonzalo Pascual anunciaron la venta del grupo Marsans a una sociedad desconocida, Posibilitumm, especializada en quiebras. Al mismo tiempo esta sociedad anunciaba la entrada en concurso de acreedores de la compañía. Aunque Posibilitumm aseguró en las primeras semanas que su intención era reflotar la compañía, al poco tiempo pareció evidente que el desenlace sería la liquidación de un grupo centenario. Dos semanas después de que la sociedad reclamara concurso voluntario, la juez declaró el concurso necesario, quedando la gestión de la empresa en manos de la administración concursal.

Recientemente el juzgado ha ordenado el inicio de la liquidación. La juez impuso en febrero pasado un embargo preventivo a Díaz Ferrán y Pascual valorado en 424 millones. El concurso de Marsans ha sido el más mediático por la popularidad de la marca y la presencia de Díaz Ferrán en la presidencia de la CEOE.

Insolvencias fuera del ladrillo

Aeropuertos, equipos de fútbol, supermercados... no solo las inmobiliarias entran en concurso de acreedores. Cada vez más compañías de sectores alejados del inmobiliario o la construcción solicitan la medida arrastradas por la crisis financiera, algunas de ellas muy conocidas.

Tras el impacto mediático del concurso de Marsans ha llegado el de compañías controladas por la familia Ruiz-Mateos, la mayoría relacionadas con el sector de la alimentación. Según la familia Ruiz-Mateos la deuda de sus empresas se eleva a los 700 millones de euros, con lo que sería el mayor concurso vivido en España en los últimos 10 años de un grupo no inmobiliario (el de Marsans no llega a los 500 millones).

Varias empresas de moda, como Coronel Tapioca, Musgo, la cadena Torero o la cadena de moda femenina Festa también han reconocido su situación de insolvencia.

Varios equipos de fútbol de Primera y Segunda división en España han pedido concurso de acreedores en los últimos años, entre ellos la Real Sociedad, el Málaga, el Sporting de Gijón, el Córdoba, el Mallorca o Las Palmas. Recientemente el Getafe ha instado el concurso del Zaragoza. El grupo de medios de comunicación Mediapro solicitó concurso el pasado año.

El aeropuerto privado de Ciudad Real fue declarado en junio del pasado año en concurso de acreedores necesario. Las aerolíneas Air Comet, Futura, Gadair o Quantum han sido declaradas en los dos últimos años en concurso de acreedores.

La cadena Supermercados de Alimentación de Madrid ha sido declarada en concurso necesario recientemente.

Podría ser peor

Tres inmobiliarias al límite

l Metrovacesa: acaba de alcanzar un acuerdo para refinanciar su deuda, superior a los 5.700 millones.

l Colonial: en febrero de 2010 cerró la refinanciación de una deuda de 4.900 millones.

l Reyal Urbis: a mediados del pasado año refinanció 4.600 millones de deuda.