BlackBerry y Nokia encabezan la lista de damnificados

Google y Apple ponen a los históricos del móvil contra las cuerdas

Son dos recién llegados, pero han convulsionado el sector y puesto contra las cuerdas a los líderes históricos, con Nokia y RIM a la cabeza.

Telefonía
Telefonía

Nokia recorta 7.000 empleos; RIM revisa a la baja sus previsiones de beneficios para el primer trimestre; Nokia abandona Symbian y se echa en brazos de Microsoft en busca de un milagro; RIM idea contrarreloj una mejora de sus blackberrys que consiga frenar su pérdida de cuota de mercado; Nokia pierde cerca de un 30% en Bolsa en el último año; RIM cede incluso más; Nokia está en el puesto 277 entre las grandes empresas del mundo por valor en Bolsa, por debajo de TeliaSonera; RIM está en el 337.

Mientras tanto, Apple disfruta de publicidad gratuita solo porque el iPhone 4 blanco llega a las tiendas. La anterior versión de este teléfono ha estado también disponible en el color de la nieve y el retraso se debe a algún problema desconocido, pero eso no importa; la expectación es total. El presidente de Google, Eric Schmidt, llena auditorios en cada una de sus conferencias, mientras los desarrolladores se dan de codazos para acudir a los encuentros de la compañía. Y en cuanto a los fabricantes de móviles, la competencia es incluso más feroz: todos los grandes quieren su sistema operativo Android, porque garantiza la venta del terminal.

Apple es la tercera empresa del mundo por capitalización y ha sido la segunda durante varios meses, tras una subida en vertical en los últimos tiempos. Google es la número 25 del planeta. No lo ha hecho mal en el parqué en el acumulado de doce meses, pero es cierto que sus mejores momentos bursátiles no son los actuales, sino los del final de 2007.

La estrategia equivocada

Es cierto que no todo ha sido fácil para Apple y Google y que las dos arrastran fracasos, pero en estos momentos sus problemas pasados importan poco a dos compañías que ven su presente y su futuro amenazado por quienes menos se lo esperaban. Y es que el éxito de Apple con su ultrafamoso iPhone y el de Google con su sistema operativo Android han convertido en un infierno la vida de dos históricos de la fabricación de móviles, de dos líderes del sector. Hasta el momento, la gran afectada había sido Nokia; ahora RIM, Research In Motion, la creadora de la BlackBerry, ha entrado en el ojo del huracán.

Nokia, la fabricante finlandesa cuya firma llevaron en un tiempo cuatro de cada diez teléfonos móviles que se vendían en el mundo, y RIM, la empresa canadiense emblema de los smartphones de uso profesional, han adoptado una estrategia similar que ahora está demostrando sus riesgos.

Las dos decidieron obviar al nuevo enemigo y confiar en su experiencia, éxito pasado y capacidad para mantenerse en lo alto del podio de fabricantes. Frente al iPhone, todos los cambios de diseño y las innovaciones llegaron tarde. Frente al Android de Google, ¿para qué cambiar de sistema operativo si ellas ya tenían el suyo?

Y han ido cayendo como fichas de dominó. Mientras Samsung, HTC o LG aguantan a base de pegarse al Android como mejor seguro de venta, Nokia ha tenido que reconocer su error, abandonar Symbian y unirse a Microsoft (otra empresa vapuleada en el terreno celular) para intentar una nueva estrategia que le consiga un futuro de supervivencia.

Mientras tanto, la compañía finlandesa tiene una red de seguridad en sus teléfonos de gama baja y en los mercados emergentes. Puede que sus smartphones estén fuera de la alta competición, pero hay algo de vida fuera de ellos.

Conquistando mercados

RIM no tiene esa opción. Su mundo son los teléfonos inteligentes, donde hasta ahora estaba protegida por su éxito en el mercado corporativo. El iPhone, más relacionado con el ocio, no supuso al principio una amenaza, pero las distintas versiones y mejoras han demostrado que sí lo es. Y lo mismo para los modelos de Samsung o HTC de más alta gama con Android.

La BlackBerry es todavía un valor seguro, pero los inversores y los analistas han empezado a preguntarse por cuánto tiempo. Y las últimas noticias no son buenas.

Los problemas de RIM exploraron el pasado jueves por la noche, cuando la compañía pidió la suspensión de cotización para realizar un anuncio: la rebaja de sus previsiones. La canadiense recortó su estimación de beneficio y de venta de terminales para su primer trimestre fiscal (termina en mayo) solo 34 días después de haberla anunciado. E hizo bien en pedir la suspensión de la negociación, porque al día siguiente, cuando el mercado ya había tenido tiempo para digerir la noticia y tomar decisiones con más serenidad, el castigo bursátil fue casi del 15% nada más reanudarse la cotización.

¿Hay posibilidad de recuperación?

Las dudas del mercado son las mismas con las que vive Nokia desde hace tiempo. ¿Serán capaces estas compañías de sobrevivir ante dos recién llegados?

Por ahora, los datos no invitan al optimismo. Apple acaba de superar a BlackBerry en cuota de mercado de smartphones; la compañía de la manzana con un solo modelo, que va renovando cada año; RIM con varios tipos de terminales y con distintos precios. Según los datos de Gartner de cierre de 2010, Nokia vende ya menos del 30% de los móviles en el mundo, lo que supone una caída de siete puntos y medio en un año. Google, mientras tanto, ha pasado de no existir a controlar el 30% de la cuota de sistemas operativos en poco más de un año.

Y si se habla de aplicaciones, la situación es incluso peor. Apple y Google dominan este campo, hasta el punto de que RIM no ha tenido más remedio que anunciar que su tableta será compatible con las aplicaciones de Android.

Reacción

La única oportunidad de Nokia y RIM de revertir esta tendencia es reaccionar y acertar con la reacción. Nokia lo va a intentar con Microsoft y RIM tiene esta semana que entra un importante examen en la BlackBerry World conference, la conferencia donde tiene que demostrar que es capaz de mejorar sus terminales para que sean una verdadera competencia en diseño, aplicaciones y sistema operativo para esos dos recién llegados que les están expulsando de su territorio.