Después de recibir el apoyo de Francia

Draghi necesita el consentimiento alemán para presidir el BCE

Alemania ha afirmado su poder de bloquear a Mario Draghi como sucesor del presidente del Banco Central Europeo, Jean-Claude Trichet, después de que el gobernador del Banco de Italia haya ganado el respaldo de Francia.

"Dos estados importantes, Italia y Francia, podrían, efectivamente, apoyar al candidato Draghi", ha explicado Steffen Seibert, portavoz de la canciller alemana, Angela Merkel, a los periodistas en Berlín. "No obstante, no habrá nombramiento en la presidencia del BCE sin la aprobación alemana".

Mientras Seibert decía que Alemania cooperará con Francia en la designación, la decisión del presidente francés, Nicolas Sarkozy, de respaldar a Draghi presiona a Merkel a seguir la opción de sus socios europeos. Portugal también se ha añadido hoy a Francia e Italia en el apoyo al italiano.

La líder de la mayor economía de Europa, Merkel, aún tiene que indicar cuáles son sus preferencias para suceder a Trichet.

"Merkel está en un dilema", asegura Juergen Michels, economista jefe de la zona del euro de Citigroup Inc. en Londres.

Bajo las reglas de votación de la UE, Alemania no sería capaz de bloquear a Draghi por su cuenta. Necesitaría de uno a cinco países para acumular votos para un veto.

La emergencia de Draghi

Draghi surgió como favorito después de que el alemán Axel Weber se retirara de la carrera en febrero. El ministro de Finanzas alemán, Wolfgang Schaeuble, ve como l aopción más probable que Draghi sea nombrado como el próximo presidente del BCE, según las personas cercanas a él.

Portavoces de diferentes gobiernos de la UE como Austria, Chipre, Grecia, Países Bajos y España han declinado hoy comentar la sucesión al frente del BCE.

Sarkozy rechazó la posibilidad de que la nacionalidad dañe la candidatura de Draghi. "Le apoyamos no porque sea italiano sino porque es un hombre cualificado", dijo Sarkozy en una conferencia con el primer ministro italiano Silvio Berlusconi en Roma. "Y sería una señal muy buena para Italia, que puede tener dudas acerca de su papel y posición dentro de Europa".

La declaración indica que es sólo cuestión de tiempo que Merkel apoye detrás a Draghi, según ha señalado Nicolás Jabko, profesor asociado de economía política en la Universidad Johns Hopkins en Baltimore.