La rentabilidad helena desbocada

Grecia ya paga un 25% de interés

Grecia vuelve a superarse y ya paga más de un 25% a los inversores que adquieran bonos helenos a dos años. La rentabilidad exigida por el mercado continúa en escalada y los recortes dejan de ser suficientes para afrontar unos intereses que asfixian las cuentas del país.

Grecia
Grecia

Nuevo récord. Grecia sigue inmerso en una vorágine que le obliga día tras día a batir nuevas marcas. Unas marcas que los dirigentes helenos desearían no tener que rebasar pero que el mercado les impone si quieren conservar a los inversores que todavía se atreven a adquirir deuda del país mediterráneo. Los bonos a dos años ya pagan más de un 25% de interés, máximo histórico establecido por un país europeo desde la entrada del euro. Los títulos de diferente plazo, tampoco se quedan atrás. Las letras a una década, plazo de referencia utilizado en el mercado, pagan un 16% agrandando la brecha con el bund alemán, tomado como el más solvente, hasta los 1.287 puntos básicos.

El alto coste que tiene que pagar Atenas por acudir a los mercado está haciendo mella en las cuentas del país. Ayer mismo Eurostat revisó al alza el déficit público de Grecia y anunció que fue superior al reconocido por el Gobierno en febrero, pasando del 10,5% del PIB al 9,4% declarado. Los recortes del Ejecutivo ya han dejado de ser suficientes para cubrir el cada vez mayor gasto que supone encontrar financiación.

En 2012, la deuda griega alcanzará un 160% del PIB y se empieza a dar por asumido que el Estado no va a poder afrontar todas sus obligaciones de pago. Diversas voces comienzan a hablar de la posibilidad de una reestructuración que tanto desde el Ejecutivo de Papandreu, la UE o el FMI se rechaza rotundamente. Una quita podría resultar traumática y conllevar el veto en los mercados internacionales, una situación que hoy todavía sufre Argentina.

Mientras tanto, se comienzan a plantear alternativas que permitan a Grecia salir del atolladero sin tener que castigar el principal de los inversores. Se habla de renegociar los plazos y los tipos a pagar manteniendo el cupón principal como la opción más factible, aunque se plantean más alternativas. Hoy mismo el banco de inversión japonés Nomura en su último informe propone una ampliación del fondo de rescate que cuantifica en 140.000 millones de euros adicionales. Según la entidad esta cifra serviría para cubrir las necesidades financieras del país hasta 2015, fecha a partir de la cual Atenas podría buscar financiación externa a unos precios más razonables.