El banco ganó 1.134 millones en el trimestre

España vuelve a lastrar el resultado de Barclays

El negocio europeo de Barclays amplió sus números rojos hasta 215,2 millones en el primer trimestre. El 'culpable', los costes de saneamiento de la filial española. El grupo, en todo caso, registró 1.134 millones en el trimestre, el 5% menos.

España sigue siendo un lastre para Barclays. El grupo registró un beneficio de 1.012 millones de libras esterlinas (1.132 millones de euro al cambio actual) en el primer trimestre, lo que supone una reducción del 5% respecto al año anterior. Y es cierto que los márgenes empeoran en mercados importantes como el doméstico. Pero es la filial europea la que más sufre, con un descenso del 23,7%. Y en ella, España tiene un peso determinante. El mercado nacional ya tiró hacia abajo el negocio en 2009 y 2010.

En el arranque del año, la unidad europea amplió sus pérdidas de 70 millones de libras a 192 millones (es decir, de 78,5 millones de euros a 215,3 millones), sobre todo "por los superiores cargos de sanemiento" de la cartera de crédito en España. Barclays España va a tener que llevar a cabo una amplicación de más de 1.300 millones para cumplir con los nuevos requisitos de solvencia.

Además, la entidad financiera detalla su exposición a los países denominados PIGS (Portugal, Irlanda, Grecia y España), asegura que su cartera de hipotecas residenciales ha mejorado algo en España (el loan to value, es decir, el porcentaje financiado con respecto al valor de tasación, ha mejorado en dos puntos hasta el 56%). El riesgo de crédito en balance creció en un 18% durante el trimestre hasta 981 millones de libras (1.102 millones de euros).

La entidad, además, detalla que su exposición al crédito promotor y constructor es de 2.699 millones de libras (unos 3.030 millones de euros), mucho mayor que la que se da en Portugal (681 millones de libras esterlinas), en Irlanda (209 millones de libras) y en Italia (174 millones de libras).

Reducciones en la banca de inversión

Además del comportamiento de la filial europea (que fue compensado a duras penas por el negocio doméstico), cobró un mayor protagonismo el deterioro del 33% de los ingresos de su unidad de banca de corporativa y de inversión (Barclays Capital). La cifra de negocio alcanzó los 7.399 millones de libras (8.296 millones de euros), un 8% menos, con un retroceso del 1,2% en su resultado operativo neto, que ascendió a 6.478 millones de libras (7.262 millones de euros). La división de banca privada, por su parte, ganó un 5% menos.

Entre las principales unidades de negocio de Barclays, la división de banca minorista y de empresas aumentó un 21% su beneficio antes de impuestos. Y eso, a pesar de que Europa sufrió una pérdida de 59 millones de libras (66,5 millones de euros) frente a un beneficio de 17 millones de libras (19,2 millones de euros) el año anterior. Estos números rojos, una vez más, se debieron a los gastos de reestructuración. No obstante, Barclays logró reducir en los tres primeros meses del año un 39% la partida destinada a provisiones e impagos, que sumó 921 millones de libras (1.032 millones de euros) y alcanzó una ratio de capital básico (core Tier 1) del 11%.

En este sentido, el consejero delegado de Barclays, Bob Diamond, se mostró satisfecho con los resultados cosechados por la entidad y afirmó que el banco "ha realizado un buen comienzo de 2011 en un difícil entorno exterior".