Ofertas en el sector financiero

El televisor LED, señuelo de la banca para captar nóminas

Además de la guerra por captar pasivo, las entidades financieras se disputan la fidelización de sus clientes con ofertas por domiciliar la nómina. En esta particular batalla, el arma estrella es el televisor LED, aunque el cliente debe seleccionar los requisitos de vinculación exigidos.

El televisor LED se ha convertido en el reclamo estrella con el que las entidades financieras buscan clientes que domicilien la nómina. Una vía tradicional para fidelizar ahorradores en la que son habituales los regalos en especie, si bien en los últimos años la tecnología, esta vez televisiva, va sustituyendo a los tradicionales obsequios en forma de menaje del hogar, como ollas a presión, cuberterías o ederedones.

BBVA, Banesto o La Caixa ofrecen un televisor LED para captar nuevos ahorradores, con diferentes opciones y condiciones, y Banco Popular hacía lo propio hasta el 31 de marzo. En BBVA, para nóminas superiores a 600 euros uno de 22 pulgadas, al que se le suma un cheque regalo de 200 euros en las superiores a 2.500 euros. La Caixa ofrece uno de las mismas características para nóminas superiores a 750 euros mensuales, mientras que Banesto aumenta el tamaño a 32" y además con pantalla en 3D para nóminas de al menos 800 euros mensuales.

Banca Cívica estrena su "servicio nómina" pero cambiando el LED por un libro electrónico, o una bonificación del 10% sobre la domiciliación de nuevos recibos, nunca superior a 20 euros mensuales. Otros como Banco Pastor ofrecen mayor variedad: entre 600 y 1000 euros de nómina, una olla a presión o un iPod shuffle. Entre 1000 y 1800, un tablet o un televisor LCD de 19 pulgadas. Y para nóminas superiores a 1.800, un LCD de 26 pulgadas o un robot aspirador.

La letra pequeña

Como es de esperar estos regalos no son gratuitos, y pese a que las entidades buscan a los ahorradores, también les exigen ciertas condiciones que no aparecen en grandes caracteres en sus promociones. Para hacerse con el televisor 3D de Banesto, el cliente deberá, además de tener una nómina superior a 800 euros, domiciliar tres recibos principales, contratar una tarjeta 4B, una tarjeta de crédito "Match Point" o "123", y la tarjeta "Diez en una". La permanencia es de 30 meses y los gastos de envío del regalo corren a cargo del nuevo cliente, que deberá pagar 98 euros.

En La Caixa la permanencia es de dos años, teniendo que domiciliar tres recibos trimestrales y contratando una tarjeta de crédito con la que habrá que hacer, al menos , tres compras en comercios al trimestre. Para nóminas inferiores a 1000 euros, las condiciones se endurecen un poco más, ya que tendrán que contratar uno de estos productos: un plan de pensiones, una renta vitalicia, un fondo de inversión o un préstamo personal. En el caso del BBVA, también habrá que domiciliar al menos dos recibos o contratar una tarjeta.

Banca Cívica exige nóminas de al menos 600 euros mensuales, además de contratar una tarjeta de débito, el servicio de banca electrónica y domiciliar al menos un recibo. Para las nóminas superiores a 1.000 euros, Banco Pastor requiere la domiciliación de cuatro recibos y la contratación de tarjetas 4B y Visa para beneficiarse de la promoción.

Más allá del regalo

No todas las entidades recurren a este tipo de reclamos para atraer a nuevos clientes. Es el caso del Santander, que sigue ofreciendo la exención de comisiones de servicio como su mayor atractivo. Bankinter tampoco cede a la tentación de los televisores LED, y explica su filosofía de manera muy clara: "La vida no se paga en cuberterías, se paga en euros". Y los paga en forma de rentabilidad, un 4% T.A.E. el primer año y un 3% el segundo, sin comisiones de mantenimiento o transferencias por Internet y descuentos en algunos servicios.

Barclays, por su parte, ofrece de regalo un seguro que puede ser: de fallecimiento por accidente, de incapacidad temporal que cubra la cuota de la hipoteca durante el tiempo que el cliente esté de baja, siempre que lo esté más de ocho días y un máximo de 10.000 euros al año; o un seguro por incapacidad temporal que cubra el pago de tres recibos que tenga domiciliados en ese banco.

En cualquier caso, la búsqueda de nuevos clientes por parte de las entidades bancarias se ha convertido, más si cabe, en una prioridad. La creación de nuevos bancos, tras las fusiones de las cajas de ahorro, conllevará la aparición de nuevas promociones de captación de clientes. En la lucha por el cliente, uno de los reclamos más clásicos por parte de bancos y cajas es la domiciliación de la nómina.

Para ello, ofrecen condiciones "inmejorables" a cambio de abrir una nueva cuenta: tarjetas de crédito sin gastos de gestión, mejores condiciones en el caso de solicitar una hipoteca en el futuro, seguros del hogar... Aspectos que son más o menos comunes en todas las entidades, por lo que han de ofrecer algo más para desequilibrar la balanza con un regalo a los nuevos clientes. Eso sí, ya no se lleva la cubertería de plata o la vajilla completa. El reclamo de moda es el televisor LED.