Dice que nunca adoptará una política encaminada a su devaluación

Geithner se compromete a defender la fortaleza del dólar

El secretario del Tesoro de Estados Unidos, Timothy Geithner, se comprometió hoy en Nueva York a defender la fortaleza del dólar y aseguró que nunca adoptará una política encaminada a su devaluación para sacar partido en materia comercial.

"Nuestra política ha sido y siempre será, al menos mientras yo siga en el cargo, que un dólar fuerte nos interesa como país", aseguró Geithner en una intervención en el Council on Foreign Relations de Manhattan, en el que respondió a preguntas sobre la reciente devaluación del 'billete verde'.

Insistió en que bajo su administración el Tesoro "nunca abrazará la estrategia de tratar de devaluar nuestra moneda para sacarle partido económico", frente a los aliados comerciales de Estados Unidos.

El dólar acumula en lo que va de año un importante retroceso frente a las principales divisas, una pérdida de terreno que se ha acrecentado recientemente y que le ha hecho tocar en los últimos días su nivel más bajo en dieciséis meses ante el euro, que hoy se cambiaba a 1,4627 dólares.

Las declaraciones de Geithner son las primeras que realiza este año en defensa de una política estadounidense que persiga un dólar fuerte y suponen un mensaje de calma a analistas e inversores sobre su convencimiento de que Estados Unidos logrará próximamente volver a un crecimiento económico estable y a largo plazo.

El secretario del Tesoro también se refirió a los precios del petróleo y reconoció que la subida que ha experimentado el crudo recientemente es preocupante aunque no amenaza el crecimiento de la economía estadounidense.

"En los niveles actuales, (el precio del crudo) no pone en peligro la recuperación económica", consideró Geithner, quien también aprovechó su encuentro en Nueva York con los miembros del Council on Foreign Relations para defender que Estados Unidos disfruta de una mejor posición para lidiar con el déficit frente a otras economías.

En ese sentido, apostó igualmente por que Estados Unidos desarrolle "una estrategia creíble" para afrontar su déficit presupuestario con tiempo, sin llevar a cabo cambios demasiado contundentes rápidamente que pueden entorpecer la recuperación económica.

"Se debe alcanzar un compromiso para rebajar el déficit hasta un nivel que ponga la deuda en un camino a la baja", aseguró Geithner, quien declaró que el "mayor error" que han cometido otros países ha sido realizar cambios muy rápidos en lugar de establecer recortes presupuestarios paulatinamente.