Tercera jornada de paros y enfrentamientos

La hulega de camioneros en Shanghai amenaza las exportaciones chinas

Los camioneros han protestado por tercer día consecutivo en Shanghai por el aumento del coste de la vida y los precios de los combustibles. La protesta empieza a afectar al mayor puerto de contenedores del mundo.

El aumento del precio del combustible es el origen de una huelga de camioneros que dura ya tres días. Los transportistas autónomos exigen desde el miércoles al Gobierno medidas para contener el alza del combustible y las tarifas que pagan a las empresas de logística.

El jueves se registraron enfrentamientos con la policía, y hoy ha habido tres detenciones. Además, al menos 600 personas han rodeado las oficinas de una empresa de logística y arrojado piedras a los camioneros que acuden a trabajar. Algunos corresponsales han sido retenidos por la policía.

Oficialmente, las autoridades no se han dado por enteradas de la huelga. Según algunos economistas citados por Reuters, el paro está obligando a algunos barcos a zarpar del puerto sin completar su carga.

El de Shanghai es el mayor puerto de contenedores del mundo, y una vía fundamental para la salida de las exportaciones chinas. "Si un barco admite 5.000 contenedores hacia Hong Kong o EE UU, ahora zarpa con 1.000 o 2.000", explicó Wei Yujun, de la empresa China Star Distribution Center.

En China está prohibidos los sindicatos independientes. Solo es legal el sindicato controlado por el Partido Comunista, que intenta frenar las protestas de los trabajadores. En numerosas ciudades de China se han producido huelgas de taxistas, también por el alza del combustible.

El Gobierno, tras la oleada de revueltas en el mundo árabe (provocadas por el alza del coste de la vida) ha iniciado un proceso de represión, deteniendo a docenas de disidentes, incluido el artista Ai Weiwei.