BP demanda a sus socios en la plataforma Deepwater

Batalla judicial un año después del vertido del Golfo de México

Un año después del hundimiento de la plataforma Deepwater Horizon en el Golfo de México, que provocó el mayor vertido de la historia de EE UU, la batalla judicial está empezando. Ayer BP presentó demandas millonarias contra sus subcontratas en la explotación del pozo.

La plataforma petrolera de BP ardiendo en el golfo de México.
La plataforma petrolera de BP ardiendo en el golfo de México.

La petrolera británica BP se ha querellado contra Halliburton y Transocean, dos subcontratas en la explotación de la plataforma petrolófera que se hundió hace un año en el Golfo de México y provocó el mayor desastre ecológico de la historia de Estados Unidos.

El 20 de abril de 2010 la plataforma Deepwater Horizon se desplomó sobre el pozo explotado por BP a 1.500 metros de profundidad. Durante 87 días el pozo petrolífero derramó 4,9 millones de barriles de crudo al mar.

Las dos demandas presentadas por BP se dirigen contra Halliburton, encargada de cimentar el pozo petrolífero, y Transocean, propietaria de la plataforma Deepwater Horizon. A Halliburton le reclama daños por 42.000 millones de dólares, 29.000 millones de euros, y a Transocean 40.700. Además, a demandado a la empresa Cameron, fabricante de las válvulas de seguridad del pozo, y a Anadarko y Mitsui, socios de BP en la explotación del pozo Macondo.

Según expertos consultados por Bloomberg, es complicado que la justicia de la razón a BP, pero la empresa puede buscar un acuerdo. La principal estrategia de comunicación de BP tras el vertido ha sido, de hecho, descargar responsabilidad en las subcontratas.

En cualquier caso, el principal frente judicial es el que mantiene la petrolera con las autoridades . EEUU mantiene su empeño en asegurarse de que BP y las otras partes responsables "rindan cuentas por los daños que han hecho y las pérdidas que causaron", como aseguró ayer el presidente Obama. Para ello, su Gobierno ultima los trámites legales del juicio federal contra BP, previsto para febrero de 2012 y por el que la petrolera se enfrenta a sumas de hasta 21.000 millones de dólares, informa Efe.

Así, miles de afectados se agolpaban frente al tribunal federal de Nueva Orleans para sumarse, antes de que concluya hoy el plazo, a la querella federal presentada el pasado diciembre y apoyada por 800 individuos y por los estados de Alabama y Luisiana. Florida, en cambio, no se unirá a esa demanda y negociará directamente los daños con BP, según su gobernador, Rick Scott.

La multa que imponga el Gobierno depende además de la investigación federal sobre las causas del accidente, cuyo informe final apuntó a un cúmulo de errores de BP y sus dos principales empresas subcontratadas, Halliburton y Transocean, además de a un conjunto de "fallos sistemáticos" de la industria petrolera.

BP, por otra parte, dispuso un fondo de 20.000 millones de dólares para compensar a los afectados, dinero que, según Efe, apenas ha llegado a los 130.000 pescadores de la zona, sí ha beneficiado, en cambio, a unos pocos afortunados, conocidos ya en la zona como "spillionaires" o millonarios del vertido, que han absorbido sumas exorbitadas.

Aunque la imagen de los pelícanos con sus alas teñidas de negro ha desaparecido y solo 2.500 kilómetros cuadrados siguen cerrados a la pesca, las ostras de las marismas siguen sin lograr recuperarse, y las playas reciben aún cadáveres de delfines y tortugas.