Las dos operadoras dan un paso más en su alianza global

France Télécom y Deutsche Telekom se unen para comprar equipos de redes

France Télécom y Deutsche Telekom dieron ayer un paso más en sus alianzas estratégicas. Ambas operadoras han creado una filial para la compra de teléfonos y equipos de redes, una actividad con la que esperan ahorrar más de 1.300 millones de euros en tres años.

Deutsche Telekom y France Télécom han profundizado en su relación corporativa, que es cada vez más amplia. Ayer, ambas compañías anunciaron que han llegado a un acuerdo para unir en una compañía conjunta (participada al 50%) sus actividades en segmentos como la compra de teléfonos y de equipos de redes además de integrar sus plataformas de servicios. El objetivo no es otro que reducir costes.

Y vistas las cifras, los ahorros para ambas empresas son considerables. Así, France Télécom prevé ahorrar unos 900 millones de euros en los tres primeros años de esta alianza por 400 millones de Deutsche Telekom. En un comunicado, ambas operadoras aseguraron que está entrando en la nueva era de cooperación inteligente en la industria de las telecomunicaciones, indicando que con el acuerdo sus "negocios serán más competitivos".

Edward Kozel, responsable de tecnología de Deutsche Telekom, afirmó que las empresas del sector esperan invertir "más que nunca en redes e infraestructuras por el incremento exponencial del tráfico de datos".

Ambos socios prevén ahorrar 1.300 millones de manera conjunta

ORANGE 14,63 -0,51%
DEUTSCHE TELEKOM AG 15,01 0,30%

La nueva división tendrá dos sedes operativas, en las ciudades de París y Bonn, desde las que se atenderán a los clientes y proveedores. A ellas se incorporarán los trabajadores de las dos compañías que se dedican a esta tarea. De hecho, ambos socios indicaron que ya están en negociaciones con los sindicatos para la conformación de la plantilla de esta nueva filial, cuya creación todavía debe recibir el visto bueno de los consejos de administración de ambas empresas así como de las autoridades de la competencia.

Muchos acuerdos

Lo cierto es que en la industria se está apostando, cada vez con más fuerza, por una futura integración entre ambas operadoras. Su primer gran acuerdo fue la integración en 2010 de sus respectivas actividades de móviles en Reino Unido con la creación de la compañía Everything Everywhere. Con esta alianza, ambas prevén ahorrar 4.000 millones de euros.

A final del pasado año, firmaron otro acuerdo para construir una red de móviles en Polonia. Y actualmente están estudiando la opción de compartir infraestructuras en Austria, Rumanía y Eslovaquia, donde ambas tienen operaciones. El objetivo pasa por lograr ahorros de varios cientos de millones de euros al reducir la inversión en nuevos equipos de redes.

En este sentido, en febrero las dos operadoras firmaron una alianza para desarrollar productos y servicios conjuntos en áreas como la compartición de redes (una tendencia cada vez más generalizada entre las grandes telecos), la armonización de equipos, la implantación de tecnologías en el segmento de conexiones máquina-máquina (M2M o machine to machine) y el roaming en las conexiones con tecnología wifi.

Dos compañías complementarias

El acuerdo anunciado ayer provocó la aparición de nuevos comentarios sobre la posible unión entre Deutsche Telekom y France Télécom. En esta vorágine, diversos medios recordaron que ambas son muy complementarias. Para empezar, porque no compiten en ninguno de los grandes mercados europeos, como España o Italia, ni en sus mercados de origen, Francia y Alemania. El único país donde eran rivales fue Reino Unido, pero en 2010 integraron actividades. Alemanes y franceses con competidores en países como Polonia, Rumanía, Austria y Eslovaquia.

Uno de los grandes obstáculos al que se enfrentan es la participación pública en sus respectivos accionariados. En este momento, el Estado germano controla cerca del 32% de Deutsche Telekom mientras que el Estado francés es propietario de un 27% de France Télécom. En cualquier caso, en EE UU se está acelerando el proceso de consolidación en el sector con la compra de T-Mobile USA por AT&T. De seguir así, no sería descartable que Europa iniciase un proceso similar.