Reitera su decisión de cierre

Yamaha, decidida a cerrar la planta de Barcelona

La dirección de Yamaha ha vuelto a comunicar que el cierre de la fábrica de Barcelona no tiene marcha atrás y que "nunca se ha planteado no cerrar".

Esta misma tarde, fuentes sindicales señalaban que la dirección de Yamaha había propuesto mantener la producción de la moto X-Max en Cataluña, lo que supondría reducir los despidos de 388 iniciales a 140.

Sin embargo, fuentes de Yamaha han desmentido esta información aludiendo que la idea de mantener la planta con la producción de la moto X-Max es solo una propuesta y que no significa que se esté replanteando el cierre. "Durante la negociación se han planteado propuestas e ideas, pero en ningún momento se ha planteado no cerrar", han insistido las fuentes.

Según el calendario legal, la Consejería de Empresa y Empleo tenía como límite pasado viernes para aceptar o no el Expediente de Regulación de Empleo (ERE) presentado por Yamaha, que supone el despido de 388 personas, al no haberse alcanzado un acuerdo entre la dirección y los trabajadores.

Ahora, la Generalitat ha establecido un nuevo periodo de negociación de diez días que acabará el próximo lunes 25 de abril.