Posible reestructuración de la deuda

El fantasma del impago de Grecia planea sobre FMI y Banco Mundial

La posibilidad de que Grecia no pueda asumir sus obligaciones de pago y deba reestructurar su deuda se convirtió en el tema más comentado durante la reunión de primavera del Banco Mundial y el Fondo Monetario Internacional (FMI) celebrada el pasado fin de semana. Ambas organizaciones negaron una y otra vez que la reestructuración de la deuda griega formara parte de la agenda, sin embargo, los rumores que apuntan a que Atenas no podrá cumplir sus obligaciones de pago no cesan.

"Seguimos el plan para reducir el déficit y poner en marcha las reformas estructurales", insistió el ministro de Finanzas griego, Yorgos Papaconstantínu. Sin embargo, también el Ejecutivo griego, el irlandés o el portugués negaban con rotundidad que precisaran de un rescate financiero días antes de solicitar la ayuda financiera de la Unión Europea.

El devenir de estos países es sombrío. El FMI prevé que la deuda pública griega alcance el próximo año el 157,7% de su PIB, el nivel más alto de su historia reciente y una cifra muy superior a la del resto de países de la Unión Europea.

En el caso, irlandés, su deuda en porcentaje sobre el PIB será del 114% este año y del 121% en 2012. En el caso de Portugal, la situación parece más controlada y no será hasta 2014 cuando su deuda pública supere el 100% de su PIB.

España, por su parte, está lejos de los números de los países que han necesitado de la ayuda de la Unión Europea. En cualquier caso, el FMI contempla que la deuda española no cesará de aumentar hasta, al menos, 2016, cuando representará el 75,9% de su PIB. El año pasado España incumplió por primera vez desde 1999 el capítulo del Pacto de Estabilidad que establece que la deuda pública no puede rebasar el umbral del 60% del PIB.

Más empleo

El FMI sostiene que el crecimiento ya no es suficiente para garantizar el empleo y reclama mantener políticas laborales adecuadas. Prevé que la tasa de paro en España se sitúe este año en el 19,4%, cuatro décimas por debajo de las estimaciones del Gobierno.