Nuevo servicio para poder acceder a la cartografía del territorio

El Catastro facilita el negocio a las empresas con su base de datos

Las nuevas tecnologías y el afán por reducir y agilizar los trámites administrativos han dado como resultado un nuevo servicio del Catastro. A partir de ahora su base de datos, la cartografía de todo el territorio, está disponible online para facilitar hacer negocios a empresas y particulares.

El Catastro facilita el negocio a las empresas con su base de datos
El Catastro facilita el negocio a las empresas con su base de datos

La información que atesora la Dirección General del Catastro, organismo dependiente del Ministerio de Economía y Hacienda, tiene muchas más utilidades de lo que podría parecer a priori. Se trata de la cartografía a mayor escala que cubre todo el territorio nacional, a excepción de País Vasco y Navarra, que disponen de sus propios servicios. Gracias a ella se pueden conocer la descripción física, los datos jurídicos y el valor o capacidad económica de barrios enteros.

Solo quedan ocultos al amparo de la Ley de Protección de Datos la titularidad de cada bien inmueble y su valor catastral individual. Es decir, que cualquier empresa o ciudadano que entre en la página www.sedecatastro.gob.es y se identifique siguiendo las instrucciones que le indica el portal podrá conocer las características de cualquier edificio o finca de España. Se tiene acceso a datos como la naturaleza del bien, urbana o rústica, su superficie, año de construcción, si se trata de una propiedad individual o colectiva. Y si quien accede a ese inmueble es su propietario, entonces sí podrá consultar el valor catastral del mismo.

Obviamente, quienes no están supeditados a los límites que marca la Ley de Protección de Datos son la Policía y la Guardia Civil y las administraciones en el ejercicio de sus funciones, léase, sobre todo, Hacienda.

Los usuarios podrán conocer también quién ha consultado su patrimonio

Mayor transparencia

Es más, en aras de lograr mayor transparencia, no solo se podrá consultar y descargar cualquier información relativa a la cartografía del territorio, sino que los propietarios de cualquier bien inmueble podrán conocer quién ha consultado los datos relativos a su patrimonio (excepto si ha sido la Policía o Hacienda, que permanecen invisibles).

Por ello, la gran revolución que viene es esa apertura total de los datos del Catastro al sector privado. Hasta hace relativamente poco tiempo, la mayor parte de las consultas que se dirigían a este organismo procedían de las administraciones. Así, el Catastro se ha utilizado históricamente para comprobar el patrimonio de un ciudadano que solicita ser asistido por un abogado de oficio. También ha sido útil en la tramitación de becas, las ayudas al acceso a una vivienda protegida (VPO) o las subvenciones que reciben los agricultores dentro de la Política Agraria Común (PAC).

Sin embargo, ahora se espera que los perfiles de los principales demandantes de esa ingente cantidad de información cambien. "Para la planificación de infraestructuras resulta muy útil disponer de toda la cartografía de un área en concreto. Es muy necesaria para su diseño, pero también, por ejemplo, para la gestión de las expropiaciones", explica Ángel Álvarez, director general del Catastro. De hecho, el Administrador de Infraestructuras Ferroviarias (Adif) reclamó la cartografía de 20.000 parcelas con motivo de la construcción del AVE a Levante. Datos que después vuelven a revertir al Catastro convenientemente actualizados. "El compromiso es que si el usuario quiere, acceda a la historia de una parcela cualquiera (para saber, entre otras cosas, si ha habido o no reparcelación) y que cada cuatro meses sepa que puede actualizar los últimos datos que obtuvo del Catastro", asegura Fernando Serrano, subdirector de Estudios y Sistemas de la Información del organismo.

Con esta aplicación, un arquitecto o un ingeniero no solo accede a la información de manera telemática, sino que puede descargar el fichero a su equipo y trabajar sobre él. Empresas de marketing que realizan estudios de mercado, bancos, promotores, agentes de la propiedad o compañías dedicadas a la fabricación de navegadores para vehículos son algunos de los nuevos clientes que ya ha detectado el Catastro.

Un sistema que sea "ágil, operativo y barato"

La puesta en marcha de este mecanismo de descarga masiva de información del Catastro supone llevar a la práctica la transposición que ha hecho España de una directiva europea por la que se insta a las Administraciones a reutilizar la inmensa mayoría de la información de que disponen para que empresas y ciudadanos a título particular puedan beneficiarse de ella. La siguiente disyuntiva que había que discernir era si debía cobrarse por esos datos y cuánto.

El director general del Catastro confirma que se realizó un estudio de cuál era el coste para el organismo español de ofrecer su base de datos de manera masiva al sector privado y se concluyó que era marginal, siempre y cuando se hiciera por métodos telemáticos y no en ventanilla. "Tal y como acordamos con otros catastros europeos, el objetivo era que fuese un sistema ágil, operativo y barato", matizan desde el Catastro. Y así surge este servicio de descarga masiva de información que contiene datos detallados sobre 75 millones de inmuebles.

Lo más importante es que las empresas podrán hacer uso de toda esa base de datos con fines comerciales. Es decir, que tendrán derecho a utilizarla para la práctica de su actividad o para realizar estudios que a su vez después pueden ser de gran interés para la administración.

De este modo se cumple totalmente el principio de la reutilización. "Nosotros ahorramos costes dando los datos por internet, las empresas también optimizan gastos, luego son más competitivas y, por último, obtener estudios e información con toda la cartografía digitalizada de vuelta a nosotros nos vuelve a ahorrar costes", subraya Ángel Álvarez, director general del Catastro.

Los clientes

Telefónica: para llevar a los hogares y empresas la red de fibra óptica que requiere la banda ancha de 100 megas, entre otras cosas.

Red Eléctrica: conocer los planos del territorio de manera telemática ha acortado los tiempos de sus proyectos unos seis meses de media.

Portales inmobiliarios: con el fin de comprobar que un inmueble en venta o alquiler dispone de los metros cuadrados que asegura su propietario.

Bancos y cajas: estudian una zona del territorio para conocer su nivel económico y planificar sus estrategias comerciales.