La Zaragozana venderá su Ámbar en las 430 tiendas del Gobierno nórdico

Una cerveza latina para Suecia

La marca Ámbar ha sido la elegida, tras una reñida lucha con otras quince espumosas llegadas desde Brasíl, España y Portugal, para representar la categoría latina de cervezas en las 430 tiendas controladas por el gobierno de Suecia.

Un grupo de doce funcionarios suecos, expertos en cerveza, efectuaron la selección a través de una cata ciega, sin conocer el origen ni, por supuesto, el fabricante. Su dictámen ha sido que el producto de la centenaria La Zaragozana es acreedora al título de "sobresaliente" en sabor, cuerpo y aroma.

En Suecia, la cerveza de más de 3,5º de alcohol debe venderse en los establecimientos del System Bolaget, controlado por la Administración.. Esta misma semana, una flota de camiones saldrá desde la fábrica de La Zaragozana, en el polígono de La Cartuja para abastecer este nuevo mercado.. La firma aragonesa exporta también sus cervezas a Francia, Italia, Suiza, Dinamarca, Gran Bretaña, Holanda, , Estados Unidos, Canadá, Australia y Japón.

La Zaragozana se ha volcado en la I+D+i para lograr que todo el mundo pueda consumir cerveza. Este planteamiento le llevó, en 1976, a fabricar la primera cerveza sin alcohol, en un entorno de bebedores y fumadores, la España del "café, copa y puro". Aquella audaz decisión ha sido seguida por una variada gama, desde la cerveza apta para celiacos o la de con fibra y zumo de manzana, que aporta el 30% de fibra recomendado por la Organización Mundial de la Salud. Enrique Torget, responsable de marketing, subraya que "lo importante es que la identificación de nuevos consumidores siempre preserva la propia identidad".La tradición se conjuga con la innovación hasta el punto de que, en la pasada Expo 2008, la empresa lanzó una cerveza basada en la bebida que tomaban los romanos que poblaban la Caesar Augusta bimilenaria.

Ahora, La Zaragozana tiene la vista puesta en los mercados emergentes, como la India, América del Sur y Oriente Medio, para promocionar la cerveza sin alcohol. Y no pierde de vista los mercados de proximidad, como el sur de Francia, donde apunta el desarrollo de la cerveza en barríl.