Como medida de reducción de costes

Telefónica recortará un 20% su plantilla en España en tres años

El plan de reducción de costes que todos los analistas esperaban para España ya está encima de la mesa. Telefónica planea reestructurar su plantilla con el objetivo de reducirla un 20% en los próximos tres años, en parte a través de externalizaciones. Eso supone 6.400 personas.

Vista de la sede de Telefónica en la Gran Vía de Madrid.
Vista de la sede de Telefónica en la Gran Vía de Madrid.

Los analistas esperaban tres grandes anuncios de la conferencia de inversores que ha celebrado Telefónica este miércoles y jueves en Londres: la política a largo plazo en materia de dividendo, las previsiones de resultados y el plan de recorte de costes en España. Los dos primeros misterios se desvelaron el miércoles. Esta mañana se ha resuelto el tercero.

Guillermo Ansaldo ha sido el encargado de comunicarlo. Es el presidente de Telefónica España y tanto su presentación escrita como su discurso han tenido como máximo exponente un plan de recorte de costes en territorio nacional para compensar los malos resultados que está cosechando la compañía y mejorar su posición competititva de cara al futuro.

Hasta ahora, la compañía ya había iniciado el camino de las reestructuraciones de empleo con una reducción del 6% en los puestos directivos. Sin embargo, "hay lugar para una mayor eficiencia en España", ha asegurado Ansaldo. Así que los planes continuarán y esta vez los afectados serán los trabajadores de todas las categorías, porque habrá una reducción de la plantilla del 20% en tres años. ¿El objetivo? "Ganar flexibilidad y aumentar la produtividad" , según dice presentación y ha confirmado Ansaldo a los analistas.

Telefónica contempla dos actuaciones para llegar a esta meta. "La potencial externalización de actividades a proveedores y/o procesos adicionales de reestructuración de plantilla", según la presentación. Puesto que la plantilla de Telefónica en España ronda las 32.000 personas, el plan de reducción afectará a 6.400 empleados.

La compañía "está preparada para empezar a negociar con los sindicatos una serie de iniciativas que van desde la externalización de actividades a la reestructuración" de plantilla, ha dicho Ansaldo. El presidente de Telefónica España ha añadido que la reestructuración afectará principalmente a los trabajadores de telefonía fija. También ha señalado que no está todavía calculado cuál será el impacto económico de esta actuación y que estas medidas no están incluidas en las previsiones de resultados.

Durante el turno de preguntas de los analistas, el experto de Morgan Stanley ha pedido más detalles a Ansaldo sobre la reestructuración. "La negociación con los sindicatos empezará pronto, muy pronto, inmediatamente", ha contestado, "y se centrará en tres aspectos: ligar la subida de los salarios a la productividad, externalizaciones y reestructuración de plantilla". Y ha continuado: "En caso de que todo o parte del proceso se haga en forma de reestructuración, las cifras [de coste, de edades, de indemnizaciones...] serán similares a las de los anteriores expedientes de regulación de empleo en la compañía".

"Cada punto porcentual de incremento de la inflación le cuesta a Telefónica 15 millones de euros al año", ha señalado Ansaldo.

Mala situación en España

Ansaldo ha sido muy duro durante su presentación con la situación en España y ha asegurado que la situación ha sido mucho peor de lo previsto hace un año y medio, en la última conferencia de analistas. Y tampoco ha sido positivo con el futuro. César Alierta, presidente de Telefónica, dijo ayer que lo peor de la crisis ha quedado atrás, pero el responsable de Telefónica España no lo tiene tan claro, según ha manifestado hoy.

Sorpresa con la regulación

Pero no todo es negativo. Por primera vez en mucho tiempo, Telefónica no ha atacado la regulación en España. Ansaldo ha dicho que es "estricta", pero que va hacia una mayor flexibilidad. Como ejemplo ha puesto la medida tomada la semana pasada por el regulador, la CMT, de subir el precio que Jazztel, Orange y Vodafone le pagan a Telefónica por acceder a sus centrales y dar ADSL a sus clientes.