Legislación sobre derecho de autor

Bruselas intentará armonizar la aplicación y cálculo del canon digital

El comisario Barnier establecerá un arbitraje entre las partes enfrentadas.

La Comisión Europea va a revisar la legislación sobre derecho de autor para intentar adaptarla a la era de internet y superar polémicas crecientes como la del canon digital en España. Como primer paso, el comisario europeo de Mercado Interior, Michel Barnier, tiene previsto nombrar un mediador para negociar posibles soluciones con todas las partes enfrentadas, entre las que destacan autores, industria audiovisual, fabricantes de aparatos de reproducción, operadoras de telefonía y, por supuesto, los propios internautas.

"El sistema actual no funciona", dijeron ayer fuentes del departamento de Barnier. Y resaltaron como principal problema la fragmentación del mercado único europeo, derivada de la aplicación de sistemas de compensación a los autores completamente diversos. La directiva europea en vigor reserva a autores o productores el derecho exclusivo a autorizar o prohibir la reproducción de una obra. Pero ofrece a los Estados la posibilidad de establecer una excepción a ese derecho exclusivo, cuando se trate de copias para uso privado y sin fines de comerciales, siempre que se establezca un mecanismo para compensar de forma "equitativa" a los propietarios de la obra.

El equipo de Barnier considera que para el futuro debe fijarse "un marco legal a nivel europeo" que establezca un sistema de compensación a los autores "más simple y menos opaco" que el actual. La Comisión reconoce que no es tarea fácil, "pero hay que hallar una solución", insisten.

La iniciativa llega justo cuando más encendido está el debate sobre el canon en España, después de que el Tribunal de Luxemburgo determinara en 2010 que en nuestro país se está aplicando "de forma indiscriminada" y que no debe aplicarse a empresas. Algo que también debió entender la Audiencia de Barcelona, que eximió a la firma Padawan de pagarlo. A ello, se ha sumado la sentencia de la Audiencia Nacional, que hace unas semanas declaró nula la orden ministerial de 2008 que regula el canon digital.

Mientras Cultura, Industria, entidades de gestión de derechos y empresas tecnológicas negocian en España una salida, Barnier confía en que el futuro mediador lleve a cabo un arbitraje "que permita establecer un mejor entendimiento ente las partes y señalar posibles soluciones".