Fusión de cajas

Caja España-Duero y Unicaja prevén aprobar mañana un acuerdo de integración

Se celebrarán sendos consejos de administración en León y en Málaga a las 19.30. La participación de las entidades en el banco está prevista en torno a un 65% para Unicaja y de un 35% para Caja España-Duero.

Caja España-Duero y Unicaja prevén aprobar mañana en sendos consejos de administración un protocolo para la integración de ambas entidades financieras, que deberá estar concluida en el plazo de dos meses, y en el que figura el plan social como el principal escollo.

A las 19.30 horas y de forma simultánea se celebrarán sendos consejos deadministración, uno en León, en el caso de Caja España-Duero, y otro en Málaga, el de Unicaja, en los que se da por descontado que se aprobará este asunto sin problemas, según fuentes de la entidad castellanoleonesa.

A partir de mañana comienza a contar un plazo de dos meses para que ambas entidades creen un banco, que cumpla los requisitos de solvencia establecidos por el Gobierno central vía Real Decreto. A falta de conocer los detalles del protocolo, la participación de cada una de las entidades en el banco será de en torno a un 65% para el caso de Unicaja y de un 35% para Caja España-Duero.

Dichas fuentes han explicado que el protocolo contempla una "cláusula de revisión" del acuerdo de integración para que en el caso de que, una vez concluido el proceso, el volumen de activos y ratios de morosidad de alguna de las dos entidades no se ajustan a lo auditado, se podrá modificar este acuerdo. En este proceso, el principal escollo está en el plan social, especialmente en el caso de Caja España-Duero, entidad en la que hace pocos meses se firmó un acuerdo como paso previo a la fusión de ambas, el pasado 1 de octubre, y que parece ser que Unicaja no está dispuesto a asumir por costoso.

Aún así, dichas fuentes han confiado en que finalmente los sindicatos accedan a la integración, aunque, en caso contrario, su voto en contra no afectaría al resultado del voto ni en el Consejo de Administración ni en la Asamblea, donde hay poco más de 30 consejeros generales que representan a los empleados, de los más de 300 que hay en total. En el caso de Unicaja, los sindicatos también están a la expectativa del futuro laboral.

El pasado 21 de marzo, Caja España-Duero y Unicaja informaron a la Comisión Nacional de Mercado de Valores (CNMV) de que habían firmado un "preacuerdo genérico" con vistas a una posible integración entre ambas entidades. Diez días después, el consejo de administración de Caja España-Duero aprobó por unanimidad la creación de una entidad bancaria, similar a la que acordó crear Unicaja el 24 de marzo.

Ambas entidades tienen de plazo hasta el 16 de abril para presentar al Banco de España su acuerdo de integración.

El volumen de activos de Caja España-Duero es 46.000 millones de euros, que aportará a la nueva entidad que se cree, a excepción de lo que tiene en la Sociedad Madrigal, una entidad participada por las seis Cajas de Ahorro de Castilla y León; mientras que el de Unicaja es de 43.000 millones de euros.