De A+ a A-

Fitch rebaja dos escalones la calificación de la deuda de Caja Laboral

La agencia de medición de riesgos Fitch ha rebajado dos escalones la calificación de la deuda a largo plazo de Caja Laboral, de A+ a A- y la ha situado en perspectiva negativa.

En un comunicado, Fitch explicó hoy que ha decidido recortar la nota de la entidad financiera vasca a causa del deterioro sufrido por sus activos y las dificultades a las que tiene que hacer dentro del "débil" entorno económico español. Añadió que las perspectivas de recuperación económica en España han desaparecido, y que la tasa de paro se mantendrá elevada.

Asimismo, Fitch señaló que la calificación de Caja Laboral como emisor de deuda a largo plazo (IDR), que se sitúa en "A", es un reflejo de la economía del País Vasco y Navarra, dada la "sólida" presencia de la entidad en estas comunidades autónomas, así como su buen perfil financiero y sus "fuertes" ratios de capital. También apuntó que estas calificaciones pueden ser recortadas si se produce un deterioro de la rentabilidad de los préstamos de la entidad o de su cartera de valores.

Según Fitch, la rentabilidad operativa de Caja Laboral se vio afectada negativamente en 2010 por el recorte de su margen de intereses y el aumento de los costes financieros, aunque sus beneficios se mantuvieron en un nivel "razonable".

Para este año, la agencia espera que persista la presión sobre los márgenes y el deterioro de los activos, si bien destacó que Caja Laboral se encuentra menos expuesta a la crisis del sector inmobiliario y de la construcción que otras entidades financieras españolas.

Además, resaltó que la liquidez de Caja Laboral es "fuerte", y que esta entidad cuenta con unos depósitos "estables", al tiempo que resaltó que su ratio de capital principal es del 11,6 %, con lo que se mantiene por encima de los requisitos de solvencia fijados por Gobierno español.