La inclusión de nuevos temas alterará el calendario

Los agentes sociales alejan más allá de Semana Santa el acuerdo en convenios

UGT y CC OO consideran que la inclusión de la lucha contra el absentismo laboral en la mesa de negociación de la reforma de los convenios ralentizará los tiempos. Aunque las partes mantienen la intención de cerrar el proceso el 15 de abril, los sindicatos avanzaron ayer que se modificarán "las previsiones de calendario" y la patronal sostuvo que el tiempo no es problema.

A dos días de la fecha establecida por las partes -que no por el Gobierno- para culminar la reforma de la negociación colectiva, todo hace pensar que, tal y como sucedió el pasado 19 de marzo, se cerrará la semana sin un acuerdo en firme. Sindicatos y patronal no dudan de que lograrán el consenso, y han reiterado en público y en privado su intención de completar el proceso para el 15 de abril. Pero la introducción de nuevos temas en la mesa de negociación comportará el retraso del proceso, según aseguraron ayer los máximos responsables de las principales centrales sindicales.

Los sindicatos aceptaron el viernes pasado la propuesta de la patronal de incluir en la reforma medidas para combatir el absentismo laboral a través de la gestión de las bajas por parte de las mutuas de trabajo. Igual que la posible eliminación de la indexación de los salarios al IPC, no estaba recogido en la hoja de ruta pactada en el Acuerdo Social y Económico de febrero. Ello introduce nuevos condicionantes a la negociación y añade complicaciones. Así lo cree Cándido Méndez, secretario general de UGT. Para su homólogo de CC OO, Ignacio Fernández Toxo, el retraso podría ser de algunos días o de una semana.

Pese al silencio informativo con el que se están conduciendo las negociaciones, fuentes sindicales aseguran que los encuentros durante esta semana están siendo intensos y difíciles, ya que se están abordando los demás peliagudos de las negociaciones. Esto es: mayor presencia de los trabajadores en las medidas de flexibilidad interna contra autonomía de la empresa; dar o no más presencia a los convenios corporativos respecto a los sectoriales provinciales y estatales; y qué hacer tras la expiración de los convenios para que su renovación no se enquiste.

Cepyme confía en lograr un pacto y descarta que el Gobierno intervenga

La patronal, por su parte, también confía en que se alcanzará un acuerdo. El presidente de Cepyme, Jesús Terciado, señaló ayer en Barcelona que el fin del proceso depende de cómo se pongan por escrito los "acuerdos de base" ya alcanzados, informa Efe. "Tardar una semana más o menos no es lo importante", añadió. Descarta, en cualquier caso, que sea necesaria la intervención del Gobierno, ya que las partes serán capaces de firmar un documento conjunto.

Campa llama a la moderación salarial

El secretario de Estado de Economía, José Manuel Campa, considera que la reforma de la negociación colectiva puede ayudar a la moderación salarial, algo "muy importante" y que ya se viene observando desde el tercer trimestre del año pasado en la evolución de los costes laborales. Para Campa, lo fundamental es que la reforma ayude a conseguir mayor flexibilidad en las empresas, facilitando aspectos como la alteración de la jornada laboral.

Rosell critica al Círculo de Empresarios por opinar "sin saber"

El presidente de CEOE, Juan Rosell, devolvió ayer al Círculo de Empresarios la crítica que el think tank vertió el lunes sobre la organización empresarial un día antes.

En una mesa redonda celebrada antes de ayer sobre negociación colectiva, los expertos reunidos por el Círculo de Empresarios dejaron patente su desconfianza acerca de la capacidad de los interlocutores sociales para cerrar un acuerdo de calado sobre la reforma de los convenios.

"Me parece muy bien que todo el mundo opine cuando no sabe lo que estamos discutiendo. Ello demuestra que su valoración es sólida y contundente", afirmó ayer Rosell al respecto en tono irónico en un encuentro entre empresarios españoles y colombianos y el presidente de Colombia.