Problemas de privacidad

Se acaban las calles para Street View en Alemania

Google afronta más problemas para su servicio en toda Europa.

Google
Google

Al contrario de lo que dice la canción de Nacha Pop de "no se acaban las calles", a Google sí parece habérsele acabado las calles en Alemania. El gigante de internet ha renunciado a seguir actualizando en ese país su callejero virtual Street View, tras múltiples presiones por problemas de privacidad. El buscador, a quien le arrecian las quejas sobre este servicio cartográfico por toda Europa, ha decidido no hacer más fotos de las calles y de las viviendas alemanas, aunque las 20 ciudades germanas que cubre el servicio seguirán, según han explicado, disponibles en internet.

La renuncia de Google ha llegado a pesar de que la compañía había alcanzado un acuerdo con las autoridades alemanas por el que sus ciudadanos pueden pedir el difuminado de la imagen de sus viviendas. También se ha producido pese a que la multinacional había ganado hace días un pleito tras la denuncia de una ciudadana que acusaba de ilegal el servicio. Pero, la avalancha de peticiones de emborronar imágenes -250.000 en Alemania- parece haber pesado más sobre la decisión de la compañía, que a partir de ahora se limitará a recoger información sobre los nombres de las calles y las señales de tráfico.

Las presiones sobre Street View en Europa han crecido en los últimos días. La semana pasada fue un juez suizo quien sentenció que la multinacional debe desenfocar obligatoriamente los rostros de las personas y las matrículas de los coches cuando muestre imágenes de Suiza en su callejero. Con este fallo, el Tribunal Administrativo Federal helvético estableció que debe prevalecer la privacidad de las personas por encima de cualquier otro interés, incluido el económico. Y, por ello, obliga a la compañía de Larry Page a que todos los rostros sean difuminados, incluso en el caso de que este proceso deba hacerse manualmente, dado que actualmente la mayoría ya aparecen borrosos automáticamente.

GOOGLE 2.341,66 -2,38%

Complicación económica

Esta petición no ha gustado a Google por lo complicado de la operación. "Google ya ha aclarado que el software es capaz de detectar hasta el 99% de las caras, y que hacerlo manualmente es imposible en términos económicos". La multinacional ya ha anunciado que apelará la sentencia.

Con todo, el servicio Street View de Google ha demostrado ser bastante impopular entre numerosos gobiernos, especialmente en el Viejo Continente, a tenor de las denuncias y multas recibidas por la empresa. Francia se convirtió este mes de marzo en el primer país que imponía una multa a Google por recoger "de forma involuntaria" información privada de los ciudadanos con los coches que utiliza para su servicio cartográfico. Por esta razón, la Comisión Nacional de Informática y Libertades (CNIL), homólogo francés de la Agencia Española de Protección de Datos (AEPD), impuso a Google una multa de 100.000 euros.

También otros países como Grecia, Japón, Nueva Zelanda, Canadá, Reino Unido, Australia y EE UU han mostrado sus reparos a este servicio, aunque los resultados en los tribunales se han saldado a favor y en contra de la compañía, según los casos.

En España, el llamado caso Street View, referido como el de Francia a la recogida de datos de las redes wifi de los ciudadanos, está a la espera de que el Juzgado de Instrucción número 45 de Madrid dicte una resolución. A este tribunal, la AEPD trasladó el pasado octubre el informe final de su inspección, donde concluía que Google había cometido infracciones muy graves sobre la privacidad.

Google, bajo la lupa de los reguladores británicos

Google no deja de ser vigilada por las autoridades de la competencia de diferentes países. Después de que el Departamento de Justicia de EE UU diera el visto bueno el pasado viernes para que Google adquiera por 700 millones de dólares (unos 485 millones de euros) la empresa ITA Software, un programa para comparar precios de viajes, ahora es el regulador del Reino Unido quien emprenderá un estudio sobre la multinacional. Al parecer, y según contaba ayer Bloomberg, Google compró el pasado marzo por 61,7 millones el comparador de precios de préstamos y seguros BeatThatQuote, con sede en Londres, y ahora las autoridades revisarán si la adquisición pone o no en riesgo la competencia. Ni Google ni BeatThatQuote quisieron ayer hacer declaraciones a Bloomberg sobre este proceso abierto.

Quizás el caso de ITA Software pueda valerles de referencia. En este caso, las autoridades de EE UU han aprobado la compra aunque establecen que el buscador deberá someterse a una serie de condiciones para que los actuales clientes de ITA -la mayoría compañías de viaje online- puedan seguir utilizando su software. Además, deberá instalar un sistema de filtro para que Google no puede acceder a los datos de esos clientes. "Hoy nos hemos comprometido formalmente a extender los contratos de los clientes de ITA hasta 2016", indicó Jeff Huber, ejecutivo del buscador. La operación tendrá que ser ratificada en los tribunales antes de hacerse efectiva, informó Efe.

Ambas resoluciones también resultarán importantes porque Google tiene abierta una investigación en Bruselas por prácticas contra la competencia. Microsoft fue la última en denunciar que el buscador penaliza a servicios rivales.

Compra en Música

Google sigue dando pasos para conformar la que será su oferta de música digital. La compañía ha comprado una start-up canadiense, Pushlife, especializada en música en streaming, por unos 17 millones de euros, según los medios estadounidenses. La empresa adquirida cuenta con una aplicación para Android y Blackberry que permite comprar canciones. También hace posible sincronizar las librerías musicales de iTunes y Windows Media del ordenador a dispositivos móviles.