Estudio sobre los desafíos y oportunidades de la nube informática

La fundación del PSOE quiere subir a España a la 'nube' digital

La Fundación Ideas, vinculada al PSOE, ha publicado un estudio sobre "los desafíos y oportunidades de la nube informática", en el que recomienda una reforma de la Ley de Protección de Datos para permitir el desarrollo de esa nueva tecnología en España y atraer la multimillonaria inversión que lleva aparejada.

El principal cambio legislativo, según explica en una entrevista con Cinco Días el director general de la fundación, Carlos Mulas-Granados, consistiría en "permitir que las empresas proveedoras manejen datos privados colocados en la nube, transferidos de un soporte físico, que tienen en sus sótanos, a un soporte virtual que los acumula en grandes máquinas que pueden estar en Hong Kong, EE UU o España, si se abre un centro".

Ideas considera que la legislación europea actual sobre protección de datos y, en particular, la española, que figura entre las más restrictivas, puede suponer un impedimento para el desarrollo de las infraestructuras del cloud computing y convertir a España en un mero usuario de las aplicaciones en la nube.

"Hace falta que la protección de datos permita el manejo de estructuras híbridas, donde el dato pertenece por propiedad a la empresa, pero pertenece por gestión al proveedor del servicio", señala Mulas-Granados, tras presentar el estudio de Ideas en la sede de Microsoft en Bruselas.

El documento subraya que "en un mundo globalizado, tiene poco sentido levantar barreras legislativas que impiden el desarrollo de un mercado sin lograr una mejora en la protección de los datos personales".

El director general de Ideas recuerda que países europeos como Irlanda o Reino Unido ya han adaptado "muy rápido" su legislación. Y cree que en España deberá producirse el cambio "en los próximos tres o cuatro años", aunque reconoce que deberá hacerse con "el máximo consenso posible" entre los partidos políticos.

Administración

Mulas-Granados calcula que los servicios públicos virtuales podrían incrementarse "con la mitad de coste que supone la tecnología actual". Y apunta a ministerios como Hacienda o Sanidad como los primeros en aplicar una técnica que abarata la gestión de datos.