Antonio Torrella. Presidente del Grupo Torrella y CEO de Interbrokers

"Los grandes valores del Ibex tienen un atractivo indiscutible"

La firma de inversión confía en la fortaleza de la Bolsa, apoyada por los 'blue chips'.

"Los grandes valores del Ibex tienen un atractivo indiscutible"
"Los grandes valores del Ibex tienen un atractivo indiscutible"

El día 1 de octubre, la firma de inversión catalana Grupo Torrella, propietaria de la agencia de valores Interbrokers y la gestora de fondos Gesinter, cumplirá 60 años. Esta empresa familiar se dedicó durante 40 años al arbitraje entre las Bolsas de Barcelona, Madrid, Valencia y Bilbao, para evolucionar luego con el mercado. Antonio Torrella ocupa la presidencia y es el consejero delegado de Interbrokers. En esta entrevista, analiza para CincoDías la situación actual de los mercados financieros, que ve francamente prometedora.

¿Cómo valora la caída definitiva de Portugal?

La petición de ayuda de Portugal genera tranquilidad, porque la presión sobre la banca portuguesa, que tiene aproximadamente tres cuartos de la deuda pública lusa, era importantísima. La intervención es un respiro para ellos, porque era una muerte anunciada que se ha ido retrasando por motivos políticos. Para el país supone entrar en un nuevo ajuste, pero es la única manera de encontrar financiación. Lo mejor de todo esto es que se ha desbancado del grupo a España, como se ha visto, por ejemplo, en las últimas subastas de deuda. Esto es muy positivo para nuestro país, no hay que olvidar que algunos bancos españoles también tenían exposición a la deuda portuguesa.

¿Y la subida de tipos de interés del 1% al 1,25% aprobada el jueves por el BCE?

Los mercados lo tenían descontado. Subir 0,25 puntos es algo que no veo que tenga demasiada relevancia y siempre es bueno salirse de esos tipos de interés de mínimos, porque son demasiado bajos. Ahora, lo que no vería bien es que entráramos en un ciclo de subidas de tipos. Creo que hay que tener como referente el año 2008, cuando el petróleo pasó de 120 a 150 dólares y luego se desplomó... la subida de tipos que aprobó el BCE en junio de aquel año, hasta el 4,25% fue un error. El presidente del BCE, Jean-Claude Trichet tiene mucha manía con que la inflación no pase del 2%, pero también tiene que tener en cuenta que la inflación subyacente está alrededor del 1%. Las Bolsas se lo han tomado bien, pero hay que esperar cómo evoluciona el petróleo, debería estar a 100-110 dólares, un crudo a 130 dólares por barril no es bueno. En conclusión, parece que lo peor de la crisis lo hemos visto ya, pero hay que esperar.

Pero las perspectivas para el Ibex siguen siendo buenas...

El Ibex se ha comportado de manera sorprendente, a pesar de todos los problemas, y eso ha creado un entorno de confianza. Hay gente que se pregunta por qué no baja la Bolsa, pero es que hay una cuestión de fortaleza. Me cuesta mucho creer que con lo que cayó el Ibex el año pasado (-17,43%), en este ejercicio vaya a estar flojo o negativo.

¿Cuál va a ser motor de la Bolsa?

Pensamos que la subida va a estar más centrada en los grandes valores que en los pequeños. Los grandes valores tienen una facilidad de crédito más global y han demostrado que son grandes empresas a nivel internacional, que se están colocando entre las primeras compañías del mundo. Los grandes valores del Ibex tienen un atractivo indiscutible y no solo a nivel de bancos, también estoy hablando de empresas como Inditex y de las constructoras. Las empresas más pequeñas están sufriendo más por las condiciones de crédito y su viabilidad está más condicionada, dado que el mercado nacional sigue tremendamente castigado y la única forma de lograr el crecimiento es a través de esa idea global de la exportación.

Siempre se ha dicho que uno de los problemas de la Bolsa española es la baja liquidez.

Sí, hay muy pocos valores realmente líquidos. En la Bolsa española hay 10 o 15 valores líquidos y el resto serían de segunda división. Creo que el siguiente paso será ir a una Bolsa europea de grandes empresas, de concentración de valores líquidos. A los grandes fondos de inversión no les queda más remedio que invertir en grandes compañías.

¿Y este es realmente un buen momento para invertir?

No pensamos que la renta variable tenga más riesgo que otros activos. Y dentro de la Bolsa nos encontramos con que hay acciones que están a un precio muy razonable. La rentabilidad es hoy superior en dos o tres veces a lo que puede proporcionar un repo o una imposición a plazo y, además, los balances de los últimos dos o tres años demuestran cierta consistencia en las empresas. Dentro de España, nos gusta el sector seguros, Mapfre, y el sector eléctrico, que puede que tenga menos crecimiento, pero siempre proporciona una alta rentabilidad. Hay todavía cierta desconfianza con el sector bancario, una vez que conozcamos cómo se desarrolla la reestructuración financiera, eso puede generar una tendencia positiva. También nos fijamos en otros valores con menos capitalización, como Vueling, Gamesa, Tubacex y Cementos Portland. A nivel internacional, nos gusta el sector tecnológico: buen crecimiento, buenos resultados, una liquidez impresionante... vamos a asistir a una etapa de fusiones y adquisiciones que puede animar mucho las Bolsas.

"Las cajas requieren un gran descuento"

Antonio Torrella valora positivamente la reestructuración de las cajas y apunta a que el número final de entidades resultantes del proceso será bastante reducido.

Ahora, un asunto diferente es de la posible salida a Bolsa de las entidades, como ya ha anunciado Bankia (el grupo liderado por Caja Madrid y Bancaja). "Las cajas necesitan un gran descuento, un descuento importante" para poder salir a Bolsa. "Se están discutiendo unos precios muy inferiores a los que les gustaría salir", valora el presidente del Grupo Torrella. Pero el directivo avisa: "Hay que salir a Bolsa dando una oportunidad a los nuevos inversores, para que se mantengan como nuevos accionistas y para que una vez que ha tenido lugar la OPV no se corra el riesgo de sufrir unas caídas de precios en porcentajes que sean extraordinarias". Por otra parte, Torrella duda del verdadero interés de la comunidad inversora en estos estrenos bursátiles. "En principio, hay poco interés en invertir con rotundidad. No parece que este sea el momento más adecuado". El ejecutivo sí considera que puede haber cierto impulso internacional para las cajas, pero a nivel doméstico es más difícil. "Colocar activos hoy en día en nuestro país en un proyecto de un sistema financiero tal y como está no es fácil. Creo que va a haber problemas y los periodos van a alargarse".

Esa es la derivada bursátil. A nivel de actividad financiera, Torrella también pronostica un gran ajuste y concentración de gestoras y fondos.