El Ibex se sube a la corriente alcista

Para la Bolsa, el único camino es el de subida

Los expertos creen que el Ibex tiene fuerza para ir hacia los 12.000 puntos (+10%) y absorber sin problemas los frentes abiertos en la economía local e internacional.

Cuando se habla de Bolsa, a cualquier tesis hay que añadirle la precaución de que "es válida, pero solo por el momento". El mercado de valores no es un oráculo al que consultar sobre cuál es la directriz económica más idónea, ni tampoco un reflejo milimétrico de la situación de empresas o países. La Bolsa es, ante todo, un lugar para ganar dinero y, si se hace negocio apostando por la caída de España, se va a por ello. A día de hoy, pujar por el descalabro español es una mala idea, así que ya puede desplomarse el cielo que la Bolsa no va a caer. El definitivo colapso de Portugal el miércoles y la subida de tipos hasta el 1,25% por parte del BCE al día siguiente son una buena muestra de ello. El Ibex ha cerrado la semana en 10.913,2 puntos, una revalorización del 1,71%. En el año, el selectivo español, que en 2010 perdió un 17,43%, acumula una subida del 10,69%. El mercado se ha hecho fuerte, España ha conseguido desligarse de la crisis periférica y eso hace que el resto de conflictos tenga por ahora un peso muy liviano. Por delante quedan tres escollos: los máximos de este año de 11.165 puntos; los de abril en 2010, de 11.566 puntos y los 12.240, los de enero de 2010.

La impresionante escalada del petróleo hasta los 125,7 dólares por barril está teniendo unos efectos inflacionarios que ya han llegado hasta el BCE. La entidad ha renunciado a emplear el tono más agresivo y el propio presidente del BCE, Jean-Claude Trichet, afirmó que el consejo aún no ha decidido que la subida del jueves sea el inicio de un ciclo alcista. Pero el mercado espera que los tipos vuelvan a subir en verano y que en el segundo semestre se intensifique la normalización de las políticas del BCE. Ese será otro caballo de batalla para España. Morgan Stanley ha calculado que cada subida de un punto porcentual de los tipos implica para España una reducción de 0,25 puntos porcentuales del PIB.

Pero por ahora, la Bolsa parece capaz de todo: terremotos, guerras, escaladas inflacionarias, subidas de tipos, el colapso del país vecino... La clave reside en la capacidad para diferenciarse de los otros países periféricos, Portugal, Irlanda y Grecia. "Desde principios de año, España se ha ido separando de la evolución negativa de los otros países, la prima de riesgo se ha reducido y eso ha permitido que el Ibex se moviera con el resto de Europa. Se interpreta que la economía está empezando a crecer", afirma Nicolás López, director de análisis de M&G Valores. Para este experto, el camino es claro: "El Ibex podría acercarse perfectamente a los 12.000 puntos". López considera factible que el Ibex 35 mantenga unos ritmos de crecimiento de al menos el 10% anual durante los próximos tres ejercicios.

El impulso alcista reside en los bancos

Para que estos buenos augurios se cumplan es necesario que la banca funcione. Las cinco entidades listadas en el Ibex representan el 30,8% del índice. Sin su concurso, es muy difícil que el selectivo pueda consolidar los avances. El Ibex fue el año pasado el peor índice de entre los grandes europeos y ello se debió principalmente al mal comportamiento de los bancos. En esta ocasión, la situación es distinta. "La reestructuración de las cajas es justo lo que se estaba reclamando. Si ahora hay convulsiones, ya no serán a nivel colectivo, sino individual", valora Alejandro Alcaraz, profesor de la escuela de negocios EADA. La buena marcha del Ibex en el presente ejercicio se explica por ese buen pulso de los bancos, todos están en positivo y las ganancias oscilan entre el 6,98% de Sabadell y el 26,15% de Bankinter. Después de que el Banco de España limitara las necesidades de capital a 15.152 millones de euros, la siguiente gran prueba de fuego para la banca son los nuevos test de estrés que tendrán lugar en junio.

Para Ahorro Corporación, este mes es fundamental para poder vislumbrar sus perspectivas futuras. "La nueva fecha clave es el 28 de abril, día en que además de conocerse algunos resultados del primer trimestre, entre otros Santander y Sabadell", destaca la firma, que recuerda que ese día finaliza el plazo para que los consejos de bancos y cajas aprueben los planes de capitalización previamente presentados al Banco de España para cumplir con las exigencias de solvencia. Bankinter hará públicas sus cuentas el próximo día 14; Popular, el 27 y BBVA, el 5 de mayo.

"Que el sector bancario se una al movimiento alcista es vital para el Ibex 35", confirma David Galán, director de renta variable de Bolsa General. "El sector bancario es al que más le influyen las subidas y bajadas de la prima de riesgo. Cuanto más baje la prima de riesgo, más podrá subir el índice", subraya este experto.

El ajuste de la prima de riesgo

La indicación más clara de que España ha conseguido aislarse de los problemas de otros países la proporciona el spread con Alemania, la diferencia entre la rentabilidad exigida por los inversores al bund alemán a 10 años, el valor más líquido de la renta fija europea, y el bono español al mismo plazo. Los tiempos en que ambos estaban a la par quedan enterrados, al menos hasta que España logre recuperar la calificación de triple A, para lo que tendrán que pasar varios años. Pero aun así, hay una mejora sustancial desde noviembre: el diferencial ha pasado de 283,3 a 178 puntos, un descenso extraordinario de la presión, que deja el spread en el nivel más bajo en cinco meses y medio. Al contrario, la situación de Portugal se ha deteriorado, pasando de 300 a 520 puntos básicos, todo un espejo de cómo la situación se iba haciendo más y más insostenible hasta la derrota final del miércoles. Grecia no ha conseguido mejorar y su diferencial se sitúa en 937 puntos, frente a los 917 de noviembre. En el caso de Irlanda, sobre la que ya se especula con la necesidad de un posible segundo rescate, sí que se ha visto cierto alivio, ya que la prima de riesgo ha pasado de 670 a 575 puntos, un nivel que sigue siendo prohibitivo.

Los avances en la reestructuración de las cajas de ahorros han sido decisivos para lograr esa mejora. Conviene recordar, eso sí, que la rentabilidad exigida a los bonos españoles ha subido desde noviembre del 3,982% al 5,242%. Sí es cierto que, desde enero, el rendimiento va a la baja, pasando del 5,545% al 5,242% y las últimas subastas de deuda han sido cada vez mejores. Pero si el spread se ha reducido, también se debe a que el bono alemán, se ha corregido a alza de forma significativa (del 2,243% al 3,422%). Todo esto no impide recalcar que España ha conseguido efectivamente rebajar la presión sobre su deuda, algo que otros no han logrado.

"Es necesario que la prima de riesgo se mantenga por debajo de los 200 puntos y creemos que sí se va a mantener por debajo de esos niveles", anticipa Estefanía Ponte, de Cortal Consors. "Las cuentas públicas han ido mejorando y aunque los objetivos de déficit son ligeramente optimistas, sí que se va en buena dirección. La transparencia de las cajas también ha ayudado a mejorar la percepción sobre España", recalca Ponte, que anticipa un diferencial con Alemania para finales de año entre 150 y 170 puntos básicos. Los planes del Gobierno son llegar a un déficit público del 6% en 2011, del 4,4% el año que viene y del 3% en 2013, unas previsiones que no serán sencillas de alcanzar. Para Cortal Consors, si el Ibex confirma el nivel de los 11.200 puntos "será evidente" que el índice está en una clara fase de recuperación.

Atractivo por valoración

A todos estos factores se suma el hecho de que el Ibex ofrece una rentabilidad por dividendo nada desdeñable del 4,5% y es un índice muy barato en términos de PER (número de veces que el beneficio está contenido en la acción). "La renta variable está a unos niveles muy atractivos. Las valoraciones de las compañías cotizadas son reducidas, tanto en términos históricos como en relativo otros activos financieros; adicionalmente, las empresas están mostrando solidez en sus resultados", confirma el director de inversiones de Popular Gestión, Rafael Hurtado.

El PER promedio del Ibex es de 9,85 veces, inferior al promedio histórico y muy por debajo de los niveles de Europa (entre 12 y 14,7 veces) y de Wall Street, donde los índices cotizan a una ratio superior a 15 veces en el caso del S&P 500 y el Dow Jones y de 37 en el Nasdaq.

Este es el estado de la situación: el miedo está ausente de las Bolsas... Hasta que el pánico vuelva a ser rentable.

La situación del mercado

0,03% es el avance semanal del Dow; el S&P 500 restó un 0,32%.

178 puntos básicos es el diferencial entre la deuda española y la alemana a 10 años. Es la diferencia más corta desde octubre.

1,71% es el alza del Ibex en la semana; el Dax, un 0,52%, y el Euro Stoxx, un 0,73%.

Los asuntos clave para el mercado

1. Los niveles técnicos. Para Luis Benguerel, director de renta variable de Interbrokers, el Ibex lleva años en un "gran paralelo" entre los 9.000 y los 12.000 puntos. El primer nivel importante de resistencia para el Ibex son los 11.000 puntos: intentó recuperarlos en julio, octubre y noviembre de 2010 sin conseguirlo; volvió a la carga en febrero de este año, donde rebasó esa cota varias veces sin lograr conservarla. Ahora, está camino de alcanzarla otra vez. Más allá, esperan los 11.500 y los 12.000 puntos.

2. El Dow Jones y la Fed. La Reserva Federal ha empleado 1,75 billones de dólares en dos rondas de inyección de liquidez en su objetivo de estabilizar la economía americana. Para hacerse una idea, ese dinero es más de 16 veces la cantidad que ha utilizado el BCE para estabilizar el mercado de bonos. El dinero de la Fed ha impulsado con fuerza a Wall Street. El Dow Jones, una referencia para todos los mercados, ha subido un 90% desde los mínimos de 2009 y se encuentra a solo un 10% de alcanzar su máximo histórico. Esta pujanza está impulsando a las Bolsas de todo el mundo.

3. Los resultados empresariales. Las empresas del Ibex registraron un incremento medio de los beneficios del 22% en 2010. El objetivo es mantener el ritmo de crecimiento. En el caso del S&P 500, la previsión de Thomson Reuters es que los beneficios crezcan a ritmos de dos dígitos en cada trimestre de este año: 14% en el primero; 13% en el segundo; 16% en el tercero y 16% también en el cuarto.

4. Economía. Una cosa es que la Bolsa no establezca una relación causa-efecto al 100% con la economía y otra que sean dos realidades paralelas. La teoría económica dice que el PIB español necesita crecer al 2,5% anual para generar empleo; un ritmo que el Gobierno estima que no tendrá lugar hasta el año 2014. Otra de las cuestiones candentes es el déficit público, cuya reducción por debajo de los umbrales de estabilidad del 3% tampoco se vislumbra a corto plazo. El BCE quiere sanciones automáticas para los países incumplidores.